Especial - Periódico Alternativo

Titulares

Especial

El uso de armas químicas en Siria y las acusaciones de la Casa Blanca contra Damasco: una desinformación deliberada mal informada (Parte I)

Dr. Lajos Szaszdi
analista político
El pasado 30 de agosto el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dio un discurso en el que expresaba las justificaciones del régimen del presidente de EE.UU., Barack Obama, para una intervención militar en Siria, por medio de ataques con misiles crucero y bombardeos aéreos. Se puede decir que la decisión de intervenir militarmente en contra del Gobierno sirio la tomó la Casa Blanca en Washington D.C. antes que la presentación oficial de las justificaciones para intervenir, justificaciones expresadas por la Casa Blanca en un documento publicado en su página de Internet titulado 'Evaluación del Gobierno sobre el uso por el Gobierno sirio de armas químicas el 21 de agosto de 2013'.
Este documento hace referencia al presunto ataque con gas nervioso sarín llevado a cabo el 21 de agosto en Guta, un suburbio al este de la capital siria de Damasco, cuya autoría Washington atribuye a las fuerzas del Gobierno sirio. Sin tener pruebas concretas para apoyar sus acusaciones contra el Gobierno sirio por el presunto ataque químico del 21 de agosto, pues no las hay, el régimen de Obama nos presentó en cambio su 'Evaluación del Gobierno' para justificar el ataque contra Siria que ya de antemano habría decidido ejecutar.
Veamos el siguiente punto a examinar. En su documento justificativo para una intervención militar contra Siria publicado en la página de Internet de la Casa Blanca, el Gobierno de EE.UU. dice: "Nuestra evaluación, que goza de un alto nivel de confianza, es la posición más fuerte que la comunidad de inteligencia de EE.UU. puede tomar sin que sea una confirmación". Esta evaluación que goza de "un alto nivel de confianza" no es lo mismo que evidencia concreta e incontestable que permita confirmar que hubo un ataque por parte de las Fuerzas Armadas sirias. Con esta declaración la Casa Blanca reconoce que carece de evidencia sólida e indiscutible que incrimine a las fuerzas del Gobierno sirio en el presunto ataque químico del 21 de agosto. Claramente el régimen de Obama carece de pruebas al respecto, simplemente porque no las hay, porque no fueron las fuerzas del Gobierno sirio las responsables del ataque químico en Guta.
Rebeldes sirios. La insurgencia siria, apoyada por EE.UU., Gran Bretaña, Francia, Arabia Saudita, Turquía y otros, se compone en sus dos terceras a tres cuartas partes por islamistas luchando una 'guerra santa':

RIA Novosti
También es importante añadir otro punto sobre la comunidad de inteligencia estadounidense. Con excepciones, he conocido a supuestos expertos de defensa y seguridad nacional en Washington D.C. que no sabían nada o casi nada sobre tecnología militar y armamento, lo que no impidió que ocupasen y ocupen altos cargos en institutos de investigación de asuntos de seguridad y relaciones internacionales en Washington. Un caso en particular me llegó a preguntar hace unos cinco años sobre la diferencia entre un avión caza, un cazabombardero, un avión de ataque, un bombardero, etc., pues no lo sabía, lo cual no ha impedido que por sus conexiones políticas tenga ahora un alto puesto de analista en una institución en Washington. He conocido miembros de la inteligencia norteamericana que trabajando en defensa tenían poco conocimiento sobre armamento y tecnología militar. Esto lo menciono porque considero por la calidad de analistas, tanto de institutos como del Gobierno, que he conocido directa e indirectamente por su trabajo en Washington, que no se puede esperar de forma segura una evaluación de inteligencia estadounidense que goce siempre de un alto nivel de confianza en cuanto a su exactitud, fiabilidad y certeza, pues la falta de conocimiento profundo técnico o de razonamiento bien informado abunda y es extensa.
Debemos de recordar también el reciente caso de una analista en Siria que trabajaba en el Instituto para el Estudio de la Guerra (Institute for the Study of War) de Washington D.C., y que sostenía en un artículo publicado por el periódico 'The Wall Street Journal' la idea errónea de que grupos insurgentes islamistas radicales no juegan un papel determinante en las operaciones militares rebeldes en Siria y de que dichos extremistas no han infiltrado grupos rebeldes sirios "más moderados". La noción equivocada derivada de dicho artículo, de que las fuerzas islamistas radicales -incluyendo las vinculadas a Al Qaeda- son poco numerosas e influyentes entre los rebeldes en Siria, fue adoptada por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, durante vistas en el Congreso de EE.UU. en Washington y por el senador republicano de Arizona John McCain, ambos citando el mencionado artículo y a su autora, quien fue echada de su puesto en su instituto por haber mentido que tenía un doctorado de la Universidad de Georgetown. También se reveló que la exanalista del Instituto para el Estudio de la Guerra era pagada para trabajar para la Fuerza de Tarea de Emergencia Siria (Syrian Emergency Task Force) y que tenía lazos con comandantes rebeldes sirios. La Fuerza de Tarea de Emergencia Siria es un grupo a favor de la oposición siria y en contra del Gobierno de Siria, y que cabildea en el Congreso de EE.UU. para lograr la intervención de EE.UU. en Siria. Según la publicación en Internet The Daily Caller, la mencionada analista de Siria trabajaba a favor de la causa de los rebeldes sirios y el grupo cabildero la Fuerza de Tarea de Emergencia Siria asesoraba tanto al secretario de Estado John Kerry como al senador John McCain.
El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, mal informado por analistas de Washington tanto de institutos no gubernamentales como por sus expertos del Departamento de Estado:
AFP / Saul Loeb
Otro punto a discutir es el siguiente argumento esgrimido por la Casa Blanca: "Nosotros evaluamos que la oposición [siria] no ha usado armas químicas". Este planteamiento está equivocado y es falso, pues la evidencia existente apunta a que los rebeldes ya han usado armas químicas y en particular el gas sarín en combate desde al menos marzo de este año. Hay que recordar los vastos medios de inteligencia y vigilancia de EE.UU. (basta ver el caso de Edward Snowden) y tomar en cuenta el hecho de que Washington no es un actor imparcial en el conflicto sirio, sino que más bien ha estado ayudando a los rebeldes, por ejemplo con armas, entrenamiento, apoyo logístico y probablemente con información de inteligencia, por tener el objetivo de tumbar por la fuerza al actual Gobierno sirio. Por lo tanto, tomando todo esto en consideración, el argumento de que la oposición siria no ha usado armas químicas no es meramente un error sino un falso testimonio, utilizado por Washington para tapar el hecho de que los rebeldes usaron gas nervioso para así culpar al Gobierno sirio de haberlo hecho y así justificar la tan deseada intervención militar de EE.UU. y sus aliados en la guerra de Siria para lograr la victoria militar de los rebeldes.
Washington sabe que los rebeldes por sí solos no pueden ganar la guerra para así derrocar al Gobierno sirio. Solo una intervención militar al estilo de la guerra de Libia del 2011 podría lograr la derrota del Ejército sirio y el tan deseado cambio de Gobierno en Damasco a favor de la oposición siria, apoyada política y diplomáticamente y con armas, entrenamiento, inteligencia y apoyo logístico en diversos grados de intensidad y tipo de apoyo por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Arabia Saudita, Turquía, Catar, Israel, Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Libia y Alemania.
Es importante tomar en cuenta el testimonio de Carla del Ponte, exprocuradora general de Suiza, exfiscal del Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia, exfiscal jefe de la Corte Penal Internacional de la Organización de las Naciones Unidas y actualmente miembro de la comisión independiente de la ONU encargada de investigar violaciones a los derechos humanos y crímenes de guerra en Siria. En una entrevista con la televisión suizo-italiana, del Ponte dijo a comienzos de mayo pasado hablando en italiano: "Nuestros investigadores han estado en países vecinos entrevistando víctimas, doctores y hospitales de campaña y, de acuerdo a su informe de la semana pasada que he visto, hay fuertes, concretas sospechas pero todavía no pruebas incontrovertidas del uso de gas sarín, por la forma como las víctimas fueron tratadas". Concluyendo, la investigadora suiza de la ONU añadió: "Esto fue un uso [de gas sarín] por parte de la oposición, los rebeldes [sirios], no por las autoridades del Gobierno".
La investigadora de la ONU Carla del Ponte declarando en entrevista doblada al inglés el hecho que su equipo investigador descubrió evidencia que apunta al uso de gas sarín por parte de los rebeldes sirios:
[youtube=http://youtu.be/LBsW342pMKM]
Aunque Carla del Ponte no especificó cuándo o dónde los rebeldes sirios habrían usado armas químicas, es muy probable que su comisión investigadora haya examinado evidencia del ataque químico del 19 de marzo de 2013 en Khan al Asal, un suburbio occidental de Alepo, la segunda ciudad en importancia de Siria, en el norte del país. Según investigaciones llevadas a cabo por un equipo de expertos de Rusia, los rebeldes usaron gas nervioso sarín en el ataque del 19 de marzo de este año en Khan al Asal. Los resultados iniciales de la investigación fueron presentados por el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, este julio en las Naciones Unidas. Basándose en el análisis de muestras examinadas por un laboratorio ruso certificado por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, el gas usado en el ataque en Khan al Asal fue sarín fabricado no de manera industrial, como habría sido gas sarín usado por el Ejército sirio, sino de manera casera, en una instalación clandestina. Debe añadirse sobre este ataque perpetrado en marzo pasado al oeste de Alepo que en el mismo murieron 26 personas, de las cuales 18 fueron soldados sirios, habiendo además 86 heridos.
Abriendo un paréntesis, la lógica apunta a que el Ejército sirio no habría atacado a sus propios soldados, sino que el ataque se habría realizado por rebeldes sirios que deseaban no solo matar a soldados del Gobierno sino también crear con el uso de gas sarín un incidente con el que se podría acusar al Gobierno sirio de haberlo hecho, el blanco de acusaciones más fácil en este particular, ya que Siria se estima posee un arsenal con 1.000 toneladas de armas químicas y por la campaña de propaganda sostenida por parte de la oposición siria magnificada por medios de prensa internacionales y por Gobiernos enemigos de Damasco como el estadounidense, el británico y el francés. La lógica mencionada contradice la falta de lógica del argumento esgrimido por la Casa Blanca al declarar que un "examen de sentido común" en lugar de "evidencia irrefutable, fuera de toda duda" (que ni el régimen de Obama ni sus aliados contra Siria tienen) muestra que el Gobierno sirio es responsable de usar armas químicas.
Sobre esto debe añadirse que el Gobierno sirio ha declarado una y otra vez que nunca usará armas químicas contra su propio pueblo sino contra fuerzas extranjeras enemigas que atacasen a Siria con armas de destrucción masiva y la invadiesen poniendo en peligro su existencia como Estado. La razón primordial de que tienen este tipo de armas es como disuasión estratégica contra un ataque que amenace la estabilidad política del país (intento de derrocar el Gobierno), la integridad nacional siria o su independencia, en caso de invasión o como disuasión contra un ataque israelí con armas de destrucción masiva que amenazase la supervivencia nacional. Y en este sentido recordemos que Israel tiene un arsenal de entre 200 y 400 armas nucleares, si no más, poseyendo además armas químicas y armas biológicas. Sin armas nucleares, Siria cuenta con su arsenal de armas químicas para disuadir a potencias vecinas hostiles como Israel originalmente y como Turquía últimamente de cometer un ataque en gran escala contra su soberanía.
La investigación rusa presentada por el embajador Vitali Churkin en la ONU en julio reveló que los cohetes de artillería, no guiados, que se usaron para lanzar el gas sarín en el ataque al oeste de Alepo de marzo pasado fueron construidos de manera improvisada, siendo el tipo de cohete lanzado "no de un estándar para uso químico". Según los investigadores rusos, estos cohetes hechos de manera improvisada por los rebeldes en talleres sobre el terreno y usados también de manera improvisada para lanzar armas químicas son del tipo Bashair-3, que según informes de inteligencia empezaron a ser fabricados en febrero de este año por la llamada brigada Bashair al Nasr del Ejército Libre de Siria.
Video propagandístico de los rebeldes sirios, presuntos islamistas, mostrando componentes químicos de la compañía turca Tekkim y un laboratorio casero, demostrando el uso de un gas tóxico con conejos que mueren por sus efectos [Se advierte la presencia de escenas fuertes de crueldad hacia los animales]. Según la publicación de Internet nsnbc ìnternational, los rebeldes amenazan a aquellos sirios que no apoyen a la insurgencia:
[youtube=http://youtu.be/H-6O-gApVrU]
El gas nervioso sarín es el más volátil de los gases nerviosos pasando rápidamente de estado líquido a estado gaseoso, propagándose en el aire así con facilidad, lo que también implica que se evapora más rápidamente que otros agentes nerviosos. Por ello el sarín líquido se convierte en gas y se esparce de manera rápida, con efectos letales inmediatos al ser inhalado, pero es de corta duración en el aire. Siendo 20 veces más letal que el cianuro, la inhalación del gas nervioso sarín puede provocar la muerte por parálisis de los músculos cardíacos y pulmonares de en menos de un minuto a unos minutos, siendo suficiente una gota de sarín del tamaño de una cabeza de alfiler para matar a una persona adulta. El gas sarín puede ser absorbido por la ropa de las víctimas que han estado expuestas al gas nervioso, permaneciendo activo en la ropa y así pudiendo todavía contaminar y afectar a otras personas por un tiempo limitado. El sarín también puede contaminar el agua y alimentos expuestos al agente nervioso en estado gaseoso y líquido.
El agente nervioso sarín puede ser fabricado por una entidad no estatal como se vio en el caso de la secta apocalíptica japonesa Aum Shinrikyo, que con sus recursos económicos produjo el agente nervioso sarín, utilizándolo en dos ataques terroristas, siendo el primero en junio de 1994 en la ciudad de Matsumoto, matando a siete personas y afectando a unas 600, muriendo recientemente una octava víctima. El segundo ataque con gas sarín por Aum Shinrikyo, más famoso, fue el 20 de marzo de 1995 en el metro tren de Tokio, matando a 13 personas y afectando a más de 5.000, la inmensa mayoría de manera leve, registrando los hospitales 17 víctimas en estado crítico, 37 en estado severo y otras 984 afectadas de manera moderada sufriendo problemas de visión.
La estación de Kasumigaseki del metro de Tokio, una de las afectadas por el ataque de gas sarín de 1995. Terroristas islamistas operando en Siria apoyados por EE.UU. y Arabia Saudita podrían usar gas sarín para atacar estaciones de metro en Europa en un futuro:
wikimedia.org
Cabe añadir el hecho curioso que el ataque con gas sarín en Khan al Asal del 19 de marzo de este año, perpetrado presuntamente por los rebeldes sirios, se haya llevado a cabo un día antes del 18 aniversario del ataque con también gas sarín por la secta Aum Shinrikyo un 20 de marzo de 1995 contra el metro de Tokio. ¿Coincidencia? ¿O una broma de mal gusto del servicio de inteligencia extranjero que habría ordenado a los rebeldes de la brigada Bashair al Nasr, del Ejército Libre de Siria, que ejecutase el ataque en Khan al Asal un día antes del aniversario del ataque con gas sarín de Tokio, como negro recordatorio del acto perpetrado por Aum Shinrikyo en la historia del uso de armas químicas, y quizás por su simbolismo como un nuevo ataque químico haciendo las veces de casi continuación histórica tras el ataque terrorista del 20 de marzo de 1995 en el metro de la capital japonesa? Solo un pensamiento y una hipótesis.
Los rebeldes del Ejército Libre de Siria habrían ejecutado el ataque al oeste de Alepo en Khan al Asal para crear un incidente con armas químicas que la oposición siria no tardó en acusar a las fuerzas del Gobierno de haberlo llevado a cabo. La intención del ataque habría sido crear un casus belli que justificase una intervención militar del principal patrocinador de los rebeldes, EE.UU., y también de aliados como el Reino Unido y Francia a la cabeza, además de Turquía, Israel, Arabia Saudita y Catar. El intento fracasó en causar una intervención militar occidental, pero quienes habrían ordenado a los rebeldes a atacar en Khan al Asal para inculpar al Gobierno sirio lo habrían vuelto a intentar aparentemente en mayor escala en la madrugada del 21 de agosto pasado en el suburbio occidental de Damasco de Guta. Este ataque químico proporcionó la justificación definitiva y la excusa provocada buscada por el régimen de Obama para intervenir militarmente en una guerra impopular no solo para la mayoría de la opinión pública de EE.UU. sino también para la mayoría del público del Reino Unido y Francia.
Como nota paralela al uso de armas químicas, la Casa Blanca buscaba justificar la ya aplazada intervención militar liderada por EE.UU. en gran medida gracias al efecto provocado deliberadamente en las emociones de los occidentales por los cientos de videos de internet producidos a propósito por la campaña de propaganda de los rebeldes y activistas de la oposición siria.  Esto constituía una ofensiva mediática de la oposición y los rebeldes sirios como parte de su guerra de información contra el Gobierno sirio, apoyados en la guerra de propaganda por EE.UU. y sus aliados europeos y del Cercano Oriente. Estos estaban -y están- deseosos de crear un incidente que llevase al bombardeo de las Fuerzas Armadas sirias para así prevalecer sobre el Ejército sirio en el campo de batalla, algo que no podrían lograr sin el apoyo aéreo estadounidense y de sus potencias aliadas con su esperada superioridad y supremacía aéreas. Un buen ejemplo de esto se vio en la intervención militar aérea de EE.UU. y la OTAN en Libia en 2011 a favor de los rebeldes y en contra de las Fuerzas Armadas gubernamentales libias.
El entusiasmo imperioso del régimen de Obama a intervenir tras el ataque químico de Guta, intervención militar que los rebeldes estaban seguros iba a producirse y que por ello la esperaban, apuntaría a que EE.UU., el líder de las potencias que intervienen en Siria apoyando a los rebeldes, habría estado involucrado, probablemente a través de su Agencia Central de Inteligencia, la CIA, en planificar no solo el ataque químico de Khan al Asal del 19 de marzo sino también el de Guta del 21 de agosto, que proporcionó la excusa para justificar su tan buscada intervención militar directa en el conflicto sirio. Excusa que se vio aguada por la propuesta rusa del desarme de Siria de su arsenal químico que Washington al parecer no esperaba pero que al final tuvo aparentemente la sabiduría de aceptar.
Es de interés mencionar que durante las recientes conversaciones de Ginebra entre el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se reportó el sábado 14 de septiembre que Kerry reconoció que de uno a dos depósitos de armas químicas están en territorio bajo el control de los rebeldes sirios. Con relación a esto, se le preguntó al ministro de Asuntos Exteriores ruso en una entrevista publicada el 22 de septiembre sobre informes provenientes de Israel de que los rebeldes sirios habrían por lo menos ocupado dos áreas en donde se hallaban instalaciones de armas químicas, probablemente depósitos, y que dichas armas podrían haber caído en manos de los insurgentes. Lavrov contestó que "de acuerdo con nuestras estimaciones, es probable que los datos que proporcionan los israelíes sean verídicos". El ministro ruso de Exteriores comentó también que los rebeldes estarían desarrollando armas químicas de manera casera en sus propios laboratorios, al hablar de "los laboratorios de cosecha propia donde los milicianos (rebeldes) tratan de 'cocinar infusiones' maliciosas y mortales".
Mapa del conflicto de Siria mostrando en rojo las ciudades y áreas bajo control del Gobierno, en verde el territorio y poblaciones controladas por los rebeldes y en amarillo las ciudades y crema las zonas del norte de Siria fronterizas con Turquía controladas por los kurdos:
wikimedia.org
Esto les daría acceso a los rebeldes a parte del arsenal de armas químicas de Siria, que incluye los gases nerviosos sarín y VX, este último más letal que el sarín, y el gas mostaza (mostaza sulfurada o iperita). Se estima que el arsenal de armas químicas de Siria, estimado en 1.000 toneladas, estaría esparcido en 50 instalaciones incluyendo cinco fábricas de armamento químico, estando estas localizadas en las ciudades de Al Safira, en la provincia de Alepo, en Hama, en Homs, en Latakia y en Palmira. Se ha reportado [http://defenceforumindia.com/syrian-crisis-chemical-weapons-451] también que la mayor parte de los depósitos de armas químicas sirias se hallan en el norte del país cerca de la frontera con Turquía. Esto indicaría que los rebeldes sirios podrían estar controlando en la realidad más de dos depósitos de armas químicas sirias y que hayan depósitos en peligro de caer en manos de los guerrilleros y terroristas de la insurgencia siria, tanto del Ejército Libre de Siria como de grupos afiliados a Al Qaeda, que controlan largas extensiones de territorio en la parte septentrional de Siria al sur de la frontera con Turquía.
De acuerdo a la publicación de Internet The Daily Caller, haciendo referencia a informes de inteligencia de Francia y Jordania, guerrilleros del Frente Al Nusra, vinculado a Al Qaeda, capturaron un depósito de armas químicas en Alepo, en el norte de Siria, el 17 de mayo de este año, capturando también poco después una unidad de cohetes de artillería del Ejército sirio en Dera, en el suroeste del país, en la frontera con Jordania. Esto le daría al Frente Al Nusra la capacidad de atacar con cohetes de artillería dotados de armas químicas al Ejército sirio o a blancos civiles para inculpar al Gobierno sirio de haber cometido el ataque y así provocar una intervención militar de EE.UU. y sus aliados.
Con respecto a los informes de inteligencia de que el Frente Al Nusra habría capturado un depósito de armas químicas en Alepo el 17 de mayo pasado, la prensa de Turquía reportó el 30 de mayo siguiente que la Policía turca detuvo a 12 sospechosos de pertenecer al Frente Al Nusra en las ciudades de Adana y Mersin, del sureste de Turquía, ciudades ambas que forman actualmente la conurbación del Área Metropolitana Adana-Mersin. La Policía les confiscó en la ciudad de Adana a los detenidos 2 kilogramos de sarín, equivalente a unas 4,4 libras o a 2 litros. Las autoridades turcas negaron después que se les haya confiscado sarín a los sospechosos de pertenecer al Frente Al Nusra, llegando a decir el embajador turco ante Moscú que la substancia requisada en Adana no era el agente nervioso sino anticongelante para automóviles. Sin embargo, no es ningún secreto que Turquía activamente apoya a los rebeldes sirios, proporcionándoles santuario y lugares de entrenamiento en su territorio, además de apoyo material. El sarín confiscado a los presuntos miembros del Frente Al Nusra –de haber sido realmente el agente nervioso– pudo haber venido del depósito capturado por el grupo guerrillero vinculado a Al Qaeda unas dos semanas antes en Alepo. La ciudad de Alepo, sede de la provincia que lleva su nombre, está a 186 kilómetros de la ciudad de Adana en Turquía.
Pista de aterrizaje de la base aérea de Incirlik:

wikimedia.org
La ciudad turca de Adana, a 100 kilómetros de la frontera con Siria, es sede de la importante base aérea turca y de la Fuerza Aérea de EE.UU. de Incirlik. Según reportó Reuters en julio del 2012, en Adana se halla un "centro neurálgico" militar de mando, control y comunicaciones administrado por Turquía junto con Arabia Saudita y Catar en apoyo a los rebeldes sirios. Este centro se estableció después que el príncipe Abdelaziz bin Abdalá al Saud, viceministro de Asuntos Exteriores saudita y el tercer hijo del rey Abdalá de Arabia Saudita, visitase Turquía y solicitase el establecimiento de dicho centro de mando, control y comunicaciones destinado a supervisar las operaciones de los rebeldes en Siria. Esta base serviría también para suministrarles armas y apoyo logístico a los rebeldes, ya que tanto Turquía como Arabia Saudita y Catar le dan armas a la insurgencia siria. Lo que no parece claro es si este centro de mando está en la ciudad de Adana o en la base aérea de Incirlik, donde ya operaría un centro de entrenamiento y apoyo a los rebeldes dirigido por la CIA estadounidense.

El uso de armas químicas en Siria y las acusaciones de la Casa Blanca contra Damasco: Una desinformación deliberada mal informada (Parte II)

En una entrevista concedida al periódico 'Washington Post' durante la 68.º Asamblea General de las Naciones Unidas, el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, dijo: "Con ocasión del incidente en Alepo el 19 de marzo, cuando las Naciones Unidas, bajo la presión de algunos miembros del Consejo de Seguridad, no respondieron a la solicitud del Gobierno sirio de enviar inspectores a investigar, Rusia, a petición del Gobierno sirio, investigó, y los resultados de esta investigación están ampliamente disponibles para el Consejo de Seguridad y el público". Los "algunos miembros" del Consejo de Seguridad habrían sido los miembros permanentes Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, miembros liderados por EE.UU. y que en base al testimonio de Lavrov presionaron probablemente al secretario general de la ONU, el surcoreano Ban Ki-moon (y no olvidemos que Corea del Sur es un satélite de la órbita geopolítica de Washington al depender de EE.UU. para que la defienda de un ataque de Corea del Norte), para que no enviara investigadores y así no se supiese la verdad de quién realmente llevó a cabo los ataques químicos anteriores al 21 de agosto, particularmente el ataque al oeste de Alepo del 19 de marzo de este año. La evidencia presentada por Rusia tras sus investigaciones apunta a que el ataque con gas sarín del 19 de marzo en Khan al Asal fue obra de los rebeldes sirios, como mencioné en la primera parte de este blog.
El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov
Fue la Casa Blanca quien declaró que un "examen de sentido común" determinaría que el Gobierno sirio llevó a cabo los ataques con armas químicas en Siria, reconociendo a la vez que el régimen de Obama carece de "evidencia irrefutable, fuera de toda duda" de que el Gobierno sirio usó armas químicas. Más bien, la evidencia de los actos y declaraciones llevadas a cabo por EE.UU. indica basado en un "examen de sentido común" que Washington quería evitar una investigación oficial de los ataques químicos de antes del 21 de agosto. La lógica apuntaría a que el Gobierno de EE.UU. se oponía a esta investigación para que no se supiese la verdad de quién perpetró esos ataques. La evidencia apunta a que fueron los rebeldes, autores también del ataque del 21 de agosto en el suburbio de Guta, al este de Damasco. ¿La lógica y el examen de sentido común del motivo de estos ataques con gas sarín por los rebeldes? Para provocar incidentes que justificasen una intervención militar liderada por EE.UU., tras cruzarse la 'línea roja' del uso de armas químicas trazada por el presidente de EE.UU., Barack Hussein Obama. Fue conveniente para sentar las bases de una intervención militar el que Obama haya declarado el cruzar su 'línea roja' al usarse armas químicas en Siria (armas que según Washington también convenientemente solo el Gobierno sirio tenía y podía usar y nadie más) para justificar un ataque contra Siria, fue conveniente que los rebeldes usasen gas sarín para culpar al Gobierno sirio de hacerlo y así justificar la intervención militar y fue conveniente también que EE.UU. (el más probable candidato según el "examen de sentido común") se opusiese a una investigación de la ONU de los autores del ataque químico del 19 de marzo en Khan al Asal, al oeste de la ciudad de Alepo. Y claro, el régimen de Obama no querría una investigación, como la que hizo Rusia, porque entonces se sabría la verdad, que no fue el Gobierno sirio quien llevó a cabo los ataques químicos sino los rebeldes para provocar un incidente que sirviese de casus belli.
Así, según el "examen de sentido común" de la Casa Blanca, esta hacía lo posible para evitar una investigación que revelase la verdad de la autoría de los ataques químicos en Siria, esta apoya a los rebeldes con armas inclusive y esta trazó una 'línea roja' que los rebeldes cruzaron al usar gas sarín, acusando al Gobierno de hacerlo para justificar la tan deseada intervención militar. Esta lógica apunta más bien a que EE.UU. y el régimen de Obama sabían de antemano quién realizó los ataques químicos en Siria, los rebeldes, y preparó el terreno para una intervención militar en Siria, utilizando el uso de gas sarín por los rebeldes, a propósito, para intervenir en Siria, al ser evidente que sin poderío aéreo ni artillería ni armamento pesado los rebeldes no podrán ganar la guerra contra el Ejército sirio. Incluso, el Ejército sirio estaba ganando con armas convencionales cuando ocurrió el ataque químico al este de Damasco del 21 de agosto, no necesitando usar armas químicas para ganar, ni usarlas para provocar a EE.UU. a intervenir. La lógica lo dice y un "examen de sentido común" también, examen que más bien apunta a que el régimen de Obama actuó con premeditación y que habría sabido que los rebeldes tenían gas sarín, aprobando su uso por los insurgentes (de ahí su oposición a una investigación de la ONU). En apoyo de la insurgencia siria Washington habría estado utilizando la propaganda de los rebeldes y la oposición siria (apoyada y financiada por EE.UU. y aliados como los saudíes) acusando al Gobierno sirio de haber cometido los ataques, para así poder alegar que la 'línea roja' de Obama se cruzó y por ello poder EE.UU. tener la justificación 'moral' para emplear su poderío aéreo y de misiles crucero. Esto pensaba hacer el Gobierno estadounidense sin permiso de la ONU y por ello ilegalmente, para destruir a las Fuerzas Armadas sirias y así ayudar a los rebeldes sirios a prevaler en el campo de batalla, al estilo de Libia en 2011.
El presidente de EE.UU., Barack Hussein Obama, con el rey Abdalá de Arabia Saudita, con quien mantiene estrechos lazos estratégicos
Veamos otros argumentos que descalifican los de la Casa Blanca según su "examen de sentido común":
a. Damasco ha dicho más de una vez que no usará nunca su arsenal químico contra su pueblo sino contra un ataque extranjero.
b. El arsenal químico sirio es esencialmente estratégico y disuasorio, para disuadir principalmente a Israel de invadir a Siria con sus formidables Fuerzas Armadas convencionales o de que use sus armas de destrucción masiva contra Siria, con quien está técnicamente en estado de guerra desde 1948. Israel posee armas nucleares (Siria no las tiene), armas químicas y armas biológicas.
c. La lógica dice que Siria no usaría sus armas químicas en presencia de inspectores de la ONU, que estaban en Damasco el 21 de agosto pasado, cuando se realizó el ataque con gas sarín de Guta, ante las amenazas de la 'línea roja' declarada por Obama.
d. Damasco, de usar armas químicas, las usaría contra los rebeldes y no contra su pueblo, estando los civiles sirios en territorio ocupado por los rebeldes en espera de ser liberados por el Ejército sirio. Según un estudio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por EE.UU., del que se reportó el 31 de mayo pasado, el 70% del pueblo sirio apoya a su Gobierno, el 20% permanece neutral y solo un 10% de los sirios apoyan a los rebeldes. El Gobierno sirio no atacaría a su pueblo con armas químicas no solamente por serlo, pero tampoco lo haría porque un 90% de los sirios no apoya a los rebeldes, habiendo del total un 70% que apoya a su joven presidente, Bashar al Assad. Más bien lo liberaría de los rebeldes, la mayor parte de los cuales son islamistas suníes y muchos de los cuales son extremistas extranjeros. En cambio, a los rebeldes no les importaría lanzar gas nervioso sarín contra civiles, incluso sabiendo ya para el 21 de agosto que un 90% de la población siria no está con ellos. El ataque químico de Guta del 21 de agosto habría sido para los rebeldes sirios equivalente a lanzar armas químicas contra sus enemigos al tomar a civiles sirios como blanco, por estar la mayoría en contra de los insurgentes. Con todo esto, la propaganda de EE.UU. y de sus aliados pinta al presidente de Siria como Adolf Hitler y Saddam Hussein, al decir que ataca deliberadamente a su pueblo. Así el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, lo comparó, a pesar de que en 2009 antes de la guerra de Siria había con su mujer cenado junto con Bashar al Assad y su esposa en una pequeña mesa de manera íntima e informal. Ni siquiera Hitler atacó con su poderío militar a los alemanes no judíos y Saddam Hussein cuando usó sus armas químicas contra los kurdos en 1988 lo hizo por considerarlos enemigos no árabes. Pintar a Bashar al Assad como tan malo como estos carece de credibilidad y peso, a menos, claro, que los ingenuos se crean toda la propaganda inventada por EE.UU., por sus aliados y por la oposición siria y los rebeldes con apoyo técnico americano y dinero saudita.
Los Kerry cenando con los Assad en 2009
e. La lógica apunta a que quien saldría beneficiado del ataque químico del 21 de agosto al este de Damasco serían los rebeldes y no el Gobierno, por la reacción internacional que se desataría al perpetrarse un ataque químico que al parecer mató centenares de civiles, estando además investigadores de la ONU en Damasco para investigar los anteriores ataques químicos como el de Alepo del 19 de marzo. Sería como que si el Gobierno sirio deliberadamente atacase con armas químicas porque deseaba que EE.UU. interviniese militarmente contra sus fuerzas para que las fuerzas estadounidenses las destruyesen y así permitiesen que los rebeldes ganasen a sus fuerzas y lo tumbasen del poder. ¿"Examen de sentido común"? Parece ser que ni Obama ni su personal de la Casa Blanca o del Departamento de Estado ni sus amigos del Congreso son capaces de inventarse un mejor argumento.
Hay que saber contar cuentos y saber mentir o tener un mejor sentido común y saber razonar. Abriendo un breve paréntesis sobre este último punto, según un reciente estudio publicado como libro, un gran número de estudiantes universitarios en EE.UU. no sabe razonar. Según un informe noticioso publicado por la Compañía McClatchy de publicaciones de periódicos, un 45% de los estudiantes universitarios en EE.UU. durante sus primeros dos años de estudio no habían mejorado en su falta de "pensamiento crítico, razonamiento o habilidades de redacción" y un 36% de los estudiantes no habían mostrado progreso en estas áreas de pensamiento analítico tras cuatro años de estudios universitarios. Así, muchos de los estudiantes terminaban graduándose de la universidad "sin saber cómo cernir un hecho de una opinión, hacer un claro argumento escrito o revisar objetivamente informes opuestos (contradictorios) de una situación o evento", conclusión llegada tras hacerse un estudio de estudiantes de 24 universidades en EE.UU. desde las más selectivas hasta las menos selectivas. Parece ser que en la Casa Blanca muchos también caerían dentro de esta categoría. Empero, es muy probable que este problema de falta de razonamiento y pensamiento crítico sea también muy extenso entre la población estadounidense adulta que no ha ido a la universidad o que parcialmente ha tenido estudios universitarios sin obtener un diploma, que serían la mayoría de los estadounidenses. Esto es, por cierto, terreno fértil para que sean dominados por un sistema autoritario y por propaganda mediática.
Pero como dijo un alto asesor del presidente Obama (el mismo que habló del "examen de sentido común"), el Gobierno de EE.UU. carece de "evidencia irrefutable, fuera de toda duda". ¡Claro! Ahí dijeron la verdad. Carecen de evidencia irrefutable porque no existe, porque quienes usaron las armas químicas en Siria han sido los rebeldes, probablemente islamistas. Veamos la evidencia recolectada a través de inteligencia de fuentes abiertas ('open sources intelligence').
Vitali Churkin, embajador de Rusia ante la ONU, que presentó ante el Consejo de Seguridad el informe técnico ruso sobre el ataque con gas sarín en Khan al Asal de marzo pasado
Según el informe de unas 100 páginas elaborado por expertos rusos sobre el ataque con gas nervioso sarín del 19 de marzo pasado en el suburbio de Khan al Asal de la ciudad de Alepo, los atacantes usaron para lanzar el sarín los cohetes de artillería Bashair-3 construidos de manera improvisada por la brigada Bashair al Nasr del Ejército Libre de Siria. El análisis de las muestras tomadas por los investigadores rusos halló la presencia del explosivo RDX, conocido también como hexógeno, que según reporta Novosti "no se emplea en municiones reglamentarias", como los cohetes de artillería. El RDX habría sido utilizado de manera improvisada por los rebeldes que fabricaron de manera artesanal el cohete Bashair-3, al no tener a la mano explosivos reglamentarios diseñados para su uso militar en cohetes de artillería convencionales, como los que usa el Ejército sirio. El RDX es un explosivo para usos militares e industriales, uno de los explosivos más potentes que hay y que se utiliza por ejemplo para demoliciones controladas, como la del puente Jamestown, en el estado de Rhode Island, en la que se usaron 75 libras de RDX en 350 cargas huecas de forma lineal.
Según Richard Guthrie, antiguo jefe de proyecto del Proyecto de Guerra Química y Biológica del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI según sus siglas en inglés) de Suecia, citado en un informe noticioso del Buró de Washington de la Compañía McClatchy al hablar del explosivo RDX dijo: "Las fuerzas militares no tienden a usarlo porque es muy costoso", añadiendo que "yo estaría de acuerdo en que sería improbable para un tradicional, bien planeado programa de desarrollo de cohetes [de artillería] de corto alcance el usar RDX en ese papel". Aun reconociendo esta realidad, Guthrie especulaba que Siria podría haber usado en cohetes de artillería fabricados localmente el explosivo RDX como acto de desesperación a falta de otros explosivos. Esto sería improbable, ya que el bien equipado Ejército sirio no ha dejado de recibir armamento y municiones del mercado internacional desde que empezó el conflicto en 2011 para reemplazar lo utilizado, teniendo para ello fondos disponibles incluyendo los facilitados por sus aliados. No necesita por ello fabricar armamento usando lo que hallase para carga explosiva, como en el caso de Alemania en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, ya que puede comprar cohetes de artillería con carga explosivas ya incluidas y diseñadas para proyectiles de artillería, listos para ser disparados. Esto excluye el uso de RDX en las municiones convencionales usadas por el Ejército sirio por ser un tipo de explosivo costoso que no sería desperdiciado en las cargas explosivas de cohetes de artillería no guiados importados.
Debe de señalarse, en cambio, el uso del explosivo RDX en ataques terroristas con bombas por terroristas islamistas suníes. Cabe recordar en este sentido que la mayor parte de los rebeldes sirios son también islamistas suníes. El 12 de marzo de 1993 se llevaron a cabo los atentados múltiples con coches bomba en la ciudad de Bombay, en la India. Hubo 13 explosiones con coches y motos bomba usando el explosivo RDX que detonaron de manera coordinada, muriendo unas 257 personas y resultando unas 1.400 heridas, siendo este el ataque con explosiones de bombas más destructivo y mortífero de la historia de la India. Se acusa al que fue líder de la organización criminal mafiosa Compañía-D de Bombay, Dawood Ibrahim, de haber ordenado y organizado los atentados, asistido por su lugarteniente, Tiger Memon, coautor de los ataques. Se ha dicho que la organización criminal Compañía-D estaba compuesta en gran medida por musulmanes que habrían sido suníes. Para cometer los atentados esos hombres enviaron a 19 a ser entrenados en el uso de armas y cómo hacer bombas a Pakistán a través de Dubai, capital de uno de los Emiratos Árabes Unidos que lleva su nombre. Los Emiratos Árabes Unidos son uno de los países árabes del Golfo Pérsico que apoyan a los rebeldes sirios. Tras los atentados miembros de la familia de Tiger Memon huyeron a Dubái y a Pakistán. Uno de los miembros de Compañía-D, Dawood Phanse, fue encontrado culpable en la India entre otros cargos de organizar el desembarco en la población costera de Shekhadi de casi 3.000 kilos de RDX y de haber asistido a una reunión conspiratoria en preparación del ataque con los autores Dawood Ibrahim y Tiger Memon en Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Dawood Ibrahim, líder de organización criminal de tráfico de drogas, aliado de Al Qaeda y autor de los atentados con bomba de Bombay de 1993, para los cuales habría recibido apoyo de Dubái, de los Emiratos Árabes Unidos, utilizando el explosivo RDX para los ataques terroristas.
Según funcionarios estadounidenses, se cree que Dawood Ibrahim se mantiene activo entre Dubái y Pakistán. De acuerdo con el Departamento del Tesoro de EE.UU., Dawood Ibrahim viajó a fines de la década de los 90 a Afganistán bajo la protección de los talibanes. Ibrahim también ha financiado al grupo separatista islamista de Cachemira Lashkar-e-Taiba, responsable de atentados terroristas en la India. Según la misma fuente, la organización criminal de Dawood Ibrahim tenía lazos con Osama bin Laden y su red terrorista Al Qaeda. Envuelta en el tráfico de drogas al Reino Unido y Europa occidental, la organización criminal de Dawood Ibrahim compartía sus rutas de contrabando en Asia meridional, en Oriente Medio y en África con Al Qaeda, habiendo llegado según informes a un acuerdo financiero con Al Qaeda para ayudar a la red terrorista a usar dichas rutas con facilidad. Por estos motivos en 2006 la Interpol expidió un "aviso especial" contra Dawood Ibrahim para su arresto, revelándose que sus operaciones se extienden a Baréin, Kuwait, Catar, Arabia Saudita y Omán, poseyendo pasaportes de Emiratos Árabes Unidos, Pakistán y Yemen. Arabia Saudita y Catar son posiblemente las principales fuentes financieras del golfo Pérsico de los rebeldes sirios, a las que se unirían los Emiratos Árabes Unidos.
Otros actos terroristas con bomba en que se usó el explosivo RDX fueron los atentados suicidas contra dos aviones comerciales de pasajeros rusos el 24 de agosto de 2004. Los dos aviones explotaron en pleno vuelo a minutos de distancia, habiendo despegado de Moscú al volar el uno rumbo a Volgogrado (la antigua Stalingrado) y el otro avión a Sochi, en la costa del mar Negro. Los atentados causaron la muerte de 89 personas, habiéndose confirmado que RDX fue utilizado. El líder guerrillero y terrorista separatista checheno Shamil Basáyev se atribuyó la autoría de los atentados. De acuerdo con el trabajo de Robert W. Kurz y Charles K. Bartles los atentados fueron perpetrados por dos mujeres chechenas que actuaron como bombarderos suicidas. Según este estudio, Basáyev estaba asociado a Amir al Khattab, comandante guerrillero nacido en Arabia Saudita que fue veterano de la guerra de Afganistán de la década de los 80 contra las fuerzas soviéticas y que fue a Chechenia en 1995 proveniente de su país natal. Khattab trajo consigo a Chechenia la doctrina radical islámica del wahhabismo importada de Arabia Saudita. Junto a Basáyev establecieron una unidad de combate guerrillera, la Brigada Internacional Islámica de Fuerzas de Paz, formada por combatientes chechenos locales y por árabes y extranjeros fieles a la doctrina del wahhabismo saudita. El objetivo de esta unidad de combate era lograr una Chechenia independiente de Rusia como una república islamista regida por la ley islámica 'sharía'. Este énfasis en una futura república islámica chechena se ha considerado obra de Khattab y de los árabes veteranos de Afganistán que formaban parte de la brigada. De acuerdo con Kurz y Bartles, "Al Khattab mantuvo lazos con Osama bin Laden y su red de Al Qaeda, que proveyó de apoyo financiero, operacional y militar”. Estos autores también hicieron mención con referencia a Khattab de "sus numerosas conexiones financieras del golfo Pérsico y de Oriente Medio", sin duda en buena parte basadas en Arabia Saudita, su país de origen.
El explosivo RDX (hexógeno) también fue utilizado en los atentados terroristas del metro de Moscú del 29 de marzo de 2010. Los ataques con bomba fueron perpetrados por dos mujeres bombarderos suicidas oriundas de Daguestán, república autónoma de Rusia en la región del Cáucaso Norte de mayoría musulmana. El atentado, que causó la muerte a 40 personas e hirió a más de 100, se lo atribuyó el líder separatista checheno Doku Umárov, quien se ha autoproclamado emir de su llamado 'emirato del Cáucaso', que pretende lograr la independencia de la región del Cáucaso Norte de Rusia bajo un régimen islamista suní regido por la ley 'sharia'.
Mapa del metro de Moscú mostrando la localización de los dos ataques suicidas con bomba:
RDX, hexógeno, fue el tipo de explosivo también utilizado en el atentado con bomba del Aeropuerto Internacional de Domodédovo de Moscú del 24 de enero de 2011, que causó la muerte a 37 personas y heridas a 173. El acto terrorista fue cometido por un bombardero suicida de Ingusetia, república autónoma del Cáucaso Norte de Rusia, habiéndose atribuido la autoría del atentado Doku Umárov, líder de la organización separatista y terrorista islamista Emirato del Cáucaso.
Con estos últimos ejemplos del uso del explosivo RDX en atentados terroristas en Rusia, cabe señalar los lazos que Arabia Saudita mantiene con los grupos terroristas y separatistas islamistas del Cáucaso Norte de Rusia.
El director general de la Agencia de Inteligencia Saudita y también secretario general del Consejo de Seguridad Nacional de Arabia Saudita, el príncipe Bandar bin Sultán, miembro de la casa real saudita y exembajador saudita en Washington D.C., sostuvo una reunión a puertas cerradas con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en su 'dacha' o cabaña campestre en las afueras de Moscú como a comienzos de agosto pasado. El objetivo de Bandar bin Sultán al reunirse con el presidente Putin era tratar de comprar a Rusia a cambio de que Moscú abandonase su apoyo a Siria, combinando incentivos con amenazas veladas.
El príncipe Bandar bin Sultán de Arabia Saudita con el presidente de Rusia, Vladímir Putin
Se informó que Bandar bin Sultán le dijo a Putin: "Vamos a examinar cómo poner junta una estrategia ruso-saudita unificada sobre el tema del petróleo. El objetivo es el estar de acuerdo sobre el precio del petróleo y cantidades de producción que mantiene el precio estable en los mercados de petróleo globales". Continuó el príncipe saudita: "Nosotros comprendemos el gran interés de Rusia en el petróleo y gas [natural] en el Mediterráneo de Israel a Chipre. Y comprendemos la importancia del gasoducto ruso a Europa. No estamos interesados en competir con eso. Podemos cooperar en esta área". Según el periódico 'El Telégrafo', Bandar bin Sultán proponía esto tras haber sugerido que lo hacía "con el pleno apoyo de los EE.UU." citando al diario británico.
El jefe de la inteligencia saudí prometió preservar la base naval rusa en Siria, en Tartus (Tortosa) si llegaba a caer el Gobierno sirio. Pero también hizo una amenaza velada a Putin con respecto a los Juegos Olímpicos de Invierno del 2014 en Sochi, Rusia. Citando 'El Telégrafo' al periódico libanés 'As Safir', esto se informó que dijo el príncipe Bandar bin Sultán al presidente ruso: "Yo le puedo dar una garantía de proteger las Olimpiadas de Invierno el año que viene. Los grupos chechenos que amenazan la seguridad de los juegos están controlados por nosotros, y ellos no se moverán en la dirección del territorio sirio sin coordinar con nosotros. Estos grupos [de chechenos] no nos asustan. Nosotros los usamos de cara al régimen sirio pero no tendrán rol o influencia alguna en el futuro político sirio".
Previamente a decir esto, el príncipe saudí al hablar de la autoridad con que hacía sus propuestas –y amenazas– a Vladímir Putin en nombre de EE.UU., dijo lo siguiente de acuerdo con 'As Safir': "Cualquier acuerdo que nosotros acordamos en esta reunión no solo será un acuerdo saudí-ruso, sino que será también un acuerdo ruso-americano. Yo he hablado con los americanos antes de la visita, y ellos prometieron comprometerse a cualesquiera acuerdos a los que nosotros pudiésemos llegar, especialmente si nosotros llegamos a un acuerdo sobre el planteamiento de la cuestión siria".
No hay que olvidar que después que el presidente Putin no aceptase las propuestas de Bandar bin Sultán ni llegase con este al acuerdo que tanto Arabia Saudita como EE.UU. perseguían, que aparentemente EE.UU. y los sauditas habrían acordado desistir de comprar a Rusia a su causa, decidiendo cruzar el Rubicón con el ataque de los rebeldes sirios de gas sarín en Guta al este de Damasco del 21 de agosto, teniendo la intención de usar este ataque acordado y aprobado de antemano como pretexto para los EE.UU. para atacar a Siria. Las conversaciones secretas del jefe de la inteligencia saudita con Vladímir Putin fueron a comienzos de agosto, y el ataque con sarín de Guta el 21 de ese mes. EE.UU. y Arabia Saudita habrían acordado realizar el ataque químico de Guta usando a los rebeldes para tal propósito, con la determinación que EE.UU. atacaría aún con la oposición de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, violando su veto a una intervención militar. La suerte estaba echada. Pero el plan de desarme químico sirio presentado por el ministro de Exteriores ruso, Lavrov, desarmó los planes de intervención militar de Obama y del rey Abdalá de Arabia Saudita contra Siria.
En vista de la mencionada influencia de Arabia Saudita sobre los rebeldes y terroristas islamistas chechenos y del Cáucaso Norte, del uso por estos terroristas del explosivo RDX, del hecho que según Bandar bin Sultán EE.UU. aprobó las ofertas –y presumiblemente las amenazas– sauditas al presidente Putin, incluyendo las de ataques terroristas en las Olimpiadas de Invierno de Sochi el año que viene, del hecho que rastros del costoso explosivo del tipo RDX usado en atentados terroristas en Bombay y Rusia se halló en los restos del cohete Bashair-3 lanzado por los rebeldes sirios con carga de gas sarín que se utilizó en el ataque de Khan al Asal del 19 de marzo de este año, en vista de que presuntamente EE.UU. y también el Reino Unido y Francia no habrían querido que se investigase dicho ataque, presionando a la ONU a no hacerlo tras la petición del Gobierno sirio, investigación que hizo Rusia, todo esto apuntaría a una complicidad por parte de Arabia Saudita con el terrorismo islamista del Cáucaso Norte de Rusia y con los rebeldes islamistas sirios, todo bajo la bendición y aprobación del Gobierno de EE.UU. y de los Gobiernos británico y francés. Todos estos habrían sabido de antemano no solo de estos lazos saudíes con el terrorismo islamista árabe sunita en Rusia, sino que también habrían tenido conocimiento previo del ataque con gas sarín por los rebeldes sirios –que en general son financiados y apoyados por Arabia Saudita, Catar y Emiratos Árabes Unidos– en Khan al Asal de marzo pasado, como también lo habrían tenido con el ataque con gas sarín de Guta del 21 de agosto.

El uso de armas químicas en Siria: Empleo del explosivo RDX por terroristas sunitas (Parte III)

Hemos visto en la segunda parte de este blog que los expertos rusos investigando el ataque con gas nervioso sarín del 19 de marzo de este año en Khan al Asal, suburbio al oeste de la ciudad de Alepo, hallaron que un cohete de artillería artesanal Bashair-3, fabricado por la brigada insurgente Bashair al Nasr, fue el proyectil que transportó el sarín usado en el ataque hacia su objetivo: de los 26 muertos por el ataque 18 fueron soldados del ejército sirio. Los investigadores rusos también hallaron que la carga explosiva del cohete usado en el ataque químico no era del tipo de explosivos usado normalmente en cohetes de artillería militares sino el explosivo RDX, llamado también exógeno, mucho más potente y más costoso que los utilizados en proyectiles de artillería de los ejércitos y que es usado no sólo para demoliciones controladas en el sector civil pero también para atentados con bomba por terroristas islamistas radicales apoyados por países árabes del Golfo Pérsico y específicamente por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar.
Vimos también las amenazas veladas a Rusia por parte de Arabia Saudita en declaraciones atribuidas al jefe de la inteligencia saudí, el Príncipe Bandar bin Sultán, durante conversaciones secretas con el Presidente de Rusia Vladimir Putin a fines de julio o comienzos de agosto pasado. Se informó en este sentido que Bandar bin Sultán le había dicho a modo de amenaza velada al Presidente Putin que Arabia Saudita controla a los terroristas e insurgentes de Chechenia (y por lógica de otras repúblicas autónomas musulmanas del Cáucaso Norte de la Federación de Rusia como Daguestán e Ingushetia) que amenazarían a los Juegos Olímpicos de Invierno a celebrarse en Sochi, Rusia, en 2014 – de Moscú no abandonar su apoyo a Damasco - y a los guerrilleros chechenos y otros militantes wahabitas del Cáucaso Norte que combaten como insurgentes en Siria contra su gobierno. Estas declaraciones indican que Arabia Saudita financia y apoya con medios materiales a los terroristas islamistas chechenos y del Cáucaso Norte que cometen atentados en Rusia contra civiles y fuerzas del orden público.
Reunión entre el Príncipe Bandar bin Sultán, jefe del servicio de inteligencia de Arabia Saudita  (a la izquierda) y el Presidente de la Federación de Rusia Vladimir Putin (a la derecha).
Se informó también que el jefe de la inteligencia saudí le habría asegurado a Putin que cualquier acuerdo a que llegasen Rusia y Arabia Saudita como resultado de esa reunión secreta – esencialmente que Rusia abandonase a su aliada Siria a los insurgentes apoyados por EE.UU., Arabia Saudita, Turquía, Qatar, Jordania, el Reino Unido, Israel, Francia, Emiratos Árabes Unidos y Alemania, todos excepto Israel miembros del grupo llamado “Amigos de Siria” – que EE.UU. lo respaldaría. Esto indicaría también que Washington estaría al tanto de las posiciones negociadoras de “fuerza” saudíes ante Rusia, como las amenazas de atentados terroristas durante las olimpiadas de invierno de Sochi, la alegada influencia saudita sobre los insurgentes chechenos y del Cáucaso Norte en Siria y el que Riad apoya al terrorismo y la insurgencia islamista separatista chechena y del Cáucaso Norte dentro de Rusia. Esto convertiría a Arabia Saudita en un “estado truhán”  (“rogue state”) y en un “estado patrocinador del terrorismo” (“state sponsor of terror”), como les gusta calificar en Washington DC a otros países. Es más, el régimen del Presidente de EE.UU. Barack Hussein Obama ha convertido a  EE.UU. en  un “estado truhán” y en un “estado patrocinador del terrorismo” por permitir que Arabia Saudita y otros estados árabes del Golfo Pérsico como Qatar y Emiratos Árabes Unidos, estrechos aliados suyos, apoyen al terrorismo islamista tanto en Rusia como en otros países como la India, y sobre todo por promover directamente a través de la CIA e indirectamente a través de la inteligencia saudí y de estrechos aliados como Turquía y Jordania el terrorismo e insurgencias radicales islamistas wahabitas en Siria.
Tras mencionar el que insurgentes en Siria usaron el explosivo RDX (exógeno) en su ataque químico en Khan al Asal, Alepo, procedamos a examinar otros casos en que el RDX ha sido empleado por terroristas islamistas. Uno de estos casos fue el atentado suicida con bomba del 12 de octubre del 2000 contra el USS Cole (DDG-67), un destructor de misiles teledirigidos de la Armada de EE.UU. En este atentado, perpetrado por la organización terrorista islamista Al Qaeda en la Península Arábiga, los bombarderos suicidas utilizaron un bote con los explosivos que arrimaron al navío de guerra mientras éste estaba anclado en el puerto yemení de Adén. El ataque al destructor Cole causó la muerte a 17 marineros y heridas a 39. El explosivo utilizado fue el C4, explosivo compuesto en un 91% por RDX.
El destructor de la Armada de EE.UU. USS Cole siendo remolcado, mostrando en su banda de babor (izquierda) el boquete causado por el atentado suicida de al-Qaeda en Adén, Yemen.
Otro famoso atentado suicida en que se usó RDX fue el perpetrado con un camión bomba contra la sede de la ONU en Bagdad el 19 de agosto de 2003, acto terrorista atribuido por Abu Musab Zarqawi, jefe de Al Qaeda en Irak. En el atentado contra el Hotel Canal de Bagdad, donde se hallaba instalada la sede de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak, murieron 22 personas, incluyendo al Representante Especial de las Naciones Unidas en Irak Sérgio Vieira de Mello, resultando más de 100 personas heridas. Como en el atentado contra el destructor americano Cole, el explosivo C4 (compuesto en un 91% del explosivo RDX) se usó en el ataque contra la sede de la ONU en Bagdad.
El 11 de julio de 2006, durante la hora de salida del trabajo por la tarde, estallaron siete bombas en siete trenes en la ciudad india de Bombay (actualmente llamada Mumbai) dentro de un espacio de unos 11 minutos, atentado múltiple y coordinado en que murieron al menos 188 personas y 817 fueron heridas. Cada bomba contenía en una olla de presión 2.5 kg de RDX. Hay dos grupos terroristas islamistas que al parecer son los culpables más probables de estos atentados de Bombay de julio de 2006: los Muyajedín de la India (“los que hacen la yijad – guerra santa musulmana  – en la India”), tras la confesión de uno de sus miembros de alto rango, considerado este grupo una formación pantalla del grupo terrorista y separatista de Cachemira Lashkar-e-Taiba (LeT), éste basado en Pakistán, y el mismo Lashkar-e-Taiba (“Ejército de los Justos”). La evidencia apunta a que Lashkar-e-Taiba y Muyajedín de la India, con apoyo financiero y probablemente logístico de Arabia Saudita, además de ésta ofrecer santuario y una base, y con pleno apoyo de Pakistán, perpetraron los atentados múltiples contra los trenes de Bombay del “7/11” de 2006. Dos meses antes de estos atentados, el 9 de mayo de 2006, las autoridades indias confiscaron 43 kg del explosivo RDX y un arsenal de armas vinculados al grupo Lashkar-e-Taiba en Aurangabad en el estado indio de Maharashtra, cuya capital es Bombay (Mumbai).
La sede de la ONU en Baghdad después del atentado del 19 de agosto de 2003
El 13 de mayo de 2008 explotaron de manera sincronizada y por espacio de 15 minutos nueve bicicletas bomba con temporizadores en siete localizaciones distintas en la ciudad de Jaipur, la capital del estado indio de Rajastán y la décima ciudad de la India, además de un centro importante de turismo. Una décima bicicleta bomba que no estalló fue desactivada. En total murieron unas 80 personas y 216 fueron heridas. Aunque inicialmente las autoridades dijeron que las bombas que estallaron contenían RDX, tras conducirse análisis de laboratorio sólo la décima bomba que no estalló mostró tener trazas de RDX, siendo el principal explosivo Neogel-90, mayormente compuesto de nitrato de amonio. Quien se atribuyó la autoría de los atentados fue el grupo Muyajedín de la India, en aquel entonces poco conocido. Las autoridades indias consideraron esta autoría un camuflaje para ocultar la verdadera identidad de los autores de los atentados de Jaipur, que sospechaban pertenecían al grupo terrorista islamista Harkat-ul-Jihad-al-Islami (HuJI) – “Movimiento de la Guerra Santa Islámica” – y su rama de Bangladesh.
Harkat-ul-Jihad-al-Islami es un grupo terrorista originalmente de Pakistán con ramas en la India y Bangladesh. Según informes, HuJI podría tener entre sus tres ramas hasta 15,000 miembros, habiendo entre sus filas en su rama de Bangladesh – HuJI (B) - además de bengalíes, musulmanes rojinga de la región de Arakán de Birmania y musulmanes patani del sur de Tailandia.  Se ha reportado que la rama bengalí del grupo terrorista Harkat-ul-Jihad-al-Islami recibe apoyo financiero de Arabia Saudita y apoyo logístico y financiero de Pakistán.
Es por ello muy probable que las ramas paquistaní e india de HuJI también reciban apoyo económico de Arabia Saudita y Pakistán. Aparentemente Harkat-ul-Jihad-al-Islami de Bangladesh colaboró y coordinó con el grupo Lashkar-e-Taiba de Cachemira (que según se sospecha está detrás del grupo Muyajedín de la India y que recibe apoyo de Arabia Saudita y Pakistán) y la agrupación terrorista islamista y separatista Jaish-e-Mohammed (JeM) – el “Ejército de Mahoma” – también de Cachemira, en el ataque contra los guardias de seguridad del consulado de EE.UU. en Calcuta de enero de 2002. Como Lashkar-e-Taiba en Cachemira, Harkat-ul-Jihad-al-Islami promueve en Bengala (Bangladesh) – y también entre sus miembros de Birmania y Tailandia - la versión del Islam sunita “wahabi-saudí”, caracterizada por su austeridad, extremismo radical y militancia.
Mapa mostrando las estaciones de tren de la ciudad de Bombay atacadas con bomba el 11 de julio de 2006:
 Un posible ejemplo de los estrechos lazos entre los mencionados grupos terroristas de Pakistán, la India, Cachemira y Bengala con Arabia Saudita – además de con Pakistán - es el que Shahid Bilal, al parecer oriundo de la ciudad india de Haiderabad, después basado en Pakistán y considerado el jefe de operaciones del grupo Harkat-ul-Jihad-al-Islami, había recibido entrenamiento en Arabia Saudita de 2002 a 2003 y había sido un suplente de su tío materno, a su vez un miembro operativo del grupo Jaish-e-Mohammed. Aparte de estar vinculado con el atentado con bomba de la mezquita Mecca Masjid de la ciudad india de Haiderabad, Shahid Bilal ha sido considerado como el autor intelectual de varios ataques con bomba en la India. Otro de los jefes de HuJI, Qari Saifullah Akhtar, estuvo un tiempo refugiado en Arabia Saudita tras huir de Afganistán a Pakistán por la invasión estadounidense de fines de 2001. Se ha reportado que con la invasión americana de Afganistán un número indeterminado de miembros del HuJI habría ido a Asia Central y a Chechenia, aparte de a Pakistán. Para noviembre de 2012 el hermano de Shahid Bilal y también miembro operativo de Harkat-ul-Jihad-al-Islami, Mohammed Abdul Majeed, estaba refugiado en Arabia Saudita. Se lo consideraba sospechoso de haber perpetrado los dos atentados con bomba en la ciudad india de Haiderabad del 25 de agosto de 2007  que dejó 42 muertos y 54 heridos.
Las autoridades indias arrestaron a un presunto miembro de Harkat-ul-Jihad-al-Islami sospechoso de haber estado involucrado en los atentados con bomba de Jaipur del 13 de mayo de 2008, según un informe noticioso unos nueve días después de los ataques terroristas. Se sospechaba también que el presunto miembro de HuJI habría tomado parte en los atentados con bomba contra el tren expreso de Samjhauta en febrero de 2007. Su detención llevó a que se confiscaran 3 kg de RDX de un total de 10 kg del explosivo que el presunto terrorista tenía, no sabiéndose el paradero de los 7 kg de RDX restantes. Se le acusaba al presunto miembro de Harkat-ul-Jihad-al-Islami - que habría recibido entrenamiento en Bangladesh y Pakistán, uno llamado Mohd Iqbal, de planear atentados múltiples y simultáneos con bomba en la ciudad india de Delhi, confiscándoseles también cinco detonadores y temporizadores.
El 18 de febrero de 2007 estallaron dos bombas contra dos vagones del tren expreso de Samjhauta que conecta dos veces a la semana la ciudad india de Delhi con la paquistaní de Lahore. Como resultado murieron 68 personas y 50 quedaron heridas. Según la Unidad Antiterrorista (ATS – Anti-Terrorist Squad en inglés) del estado indio de Maharashtra, el Teniente Coronel Prasad Purohit del Ejército Indio habría obtenido ilegalmente en el estado indio de Yammu (Jammu) y Cachemira, fronterizo con la Cachemira paquistaní, 60 kg del explosivo RDX de los cuales habría, según la acusación, proporcionado una cantidad a un contacto llamado “Baghwan”, el cual utilizó el explosivo en el atentado con bombas contra el tren expreso de Samjhauta. Las “trazas” de RDX halladas en este atentado indicarían que una porción de RDX habría sido utilizada en los detonadores de las bombas. Una hipótesis de ser cierta la acusación contra el teniente coronel indio es que habría sido pagado por elementos ligados a grupos terroristas como Lashkar-e-Taiba y Jaish-e-Mohammed para llevarle el explosivo RDX de contrabando al contacto y presunto terrorista que lo habría usado en el atentado de Samjhauta.
Edificios históricos de la ciudad de Jaipur, importante centro turístico de la India:
Sobre el caso, el Ministro del Interior paquistaní alegó en 2010 que el Teniente Coronel Pruhorit del Ejército Indio habría “contratado algunos extremistas paquistaníes para llevar a cabo el bombazo del tren [de Samjhauta] en 2007”. Más probablemente el escenario fue en sentido contrario, habiendo sido el teniente coronel comprado por el grupo terrorista islamista basado en Pakistán responsable por el atentado contra el tren de Samjhauta, para servir de correo y llevarles explosivos RDX a los autores del ataque con bombas. El RDX habría sido introducido de contrabando en el estado indio de Yammu y Cachemira desde la Cachemira paquistaní.
Se ha reportado además que EE.UU. identificó a comienzos de 2009 a un miembro del grupo terrorista cachemiro Lashkar-e-Taiba, el paquistaní Asif Kasmani, como involucrado en el atentado contra el tren de Samjhauta. A raíz de esta acusación Kasmani fue declarado terrorista internacional por la ONU. Más aun, el paquistaní-estadounidense David Coleman Headley, colaborador del grupo terrorista Lashkar-e-Taiba, fue involucrado por su esposa marroquí en revelaciones que ella hizo a miembros de la Embajada de EE.UU. en Islamabad, Pakistán, donde expresó sus sospechas de que su marido estaba envuelto en el atentado de 2007 contra el expreso de Samjhauta.
Headley, originalmente llamado Daud Gilani, usó su cobertura como hombre de negocios estadounidense para servir como espía y agente de reconocimiento para preparar los atentados terroristas de Bombay (Mumbai) de 2008 perpetrados por Lashkar-e-Taiba, que provocaron la muerte a 166 personas de los cuales 6 fueron ciudadanos estadounidenses. Headley también estableció en 2009 lazos de cooperación para atentar en Europa con Ilyas Kashmiri, el comandante de operaciones del grupo terrorista Harkat-ul-Jihad-al-Islami, siendo Kashmiri a su vez un comandante de al-Qaeda.
Ilyas Kashmiri, acusado por EE.UU. de haber preparado atentados en Pakistán, la India y Afganistán, fue muerto en un ataque por un avión no tripulado Predator estadounidense en la región paquistaní de Waziristán del Sur en 2011. Un año antes en 2010, Harkat-ul-Jihad-al-Islami fue declarada una organización terrorista con estrechos lazos con al-Qaeda por el Departamento de Estado de EE.UU. y por la ONU, identificando a la vez a Mohammed Ilyas Kashmiri como un terrorista.
Ilyas Kashmiri, acusado de haber sido comandante de operaciones del grupo terrorista Harkat-ul-Jihad-al-Islami y comandante de al-Qaeda:
 El explosivo RDX también fue utilizado en tres atentados con bomba en el estado indio de Uttar Pradesh el 23 de noviembre de 2007. Los atentados se cometieron en tribunales de tres ciudades, Varanasi, Faizabad y Lucknow de manera casi simultánea dentro de un espacio de 27 minutos, usándose bicicletas bomba que mataron en total a 18 personas e hirieron a 81 más, con al menos 11 de las víctimas mortales – 4 de ellas abogados -ocurriendo en el tribunal civil de Varanasi. El grupo terrorista Muyajedín de la India se atribuyó la autoría de los atentados, aunque las autoridades indias sospechaban que el grupo terrorista Harkat-ul-Jihad-al-Islami estaba detrás de los atentados bajo la figura de un terrorista conocido por el nombre de Guru, que habría planeado los ataques los cuales habrían a su vez sido ejecutados por células terroristas durmientes de los grupos Lashkar-e-Taiba (LeT) y Jaish-e-Mohammed (JeM). De acuerdo al interrogatorio de un jefe de la rama de la India del grupo Harkat-ul-Jihad-al-Islami que fue arrestado en junio de 2007, éste le entregó al mencionado “Guru” 20 kg del explosivo RDX en 2005.
Localización de las tres ciudades que sufrieron los conocidos como atentados con bomba de Uttar Pradesh del 23 de noviembre de 2007:
Se ha mencionado más arriba que el presunto jefe de operaciones del grupo Harkat-ul-Jihad-al-Islami, Shahid Bilal, ha estado vinculado al atentado del 18 de mayo de 2007 contra la mezquita Mecca Masjid de la ciudad india de Haiderabad, en el estado indio de Andhra Pradesh. En conexión a esto, la policía de Haiderabad responsabilizó a Bilal por el atentado contra la mezquita Mecca Masjid, alegando además que el explosivo ciclotol utilizado en el ataque provino de Bangladesh, que de ser así habría llegado a Bengala por mar. Ciclotol es un tipo de explosivo que constituye una mezcla de RDX y de TNT en proporciones de 60% RDX y 40% TNT pero que también puede tener una proporción de RDX y TNT respectivamente de 80/20, siendo al parecer la proporción más común de 70/30, mientras que las fuerzas armadas usan una proporción de 77% RDX y 23% TNT en ojivas explosivas de proyectiles constituidas por ciclotol.
La mezquita de Mecca Masjid, comenzada a principios del siglo XVII y terminada en 1694, en la ciudad de Haiderabad:
Al parecer quien fue el “comandante en jefe” para operaciones en la India del grupo Harkat-ul-Jihad-al-Islami, Bashir Ahmed Mir, abatido por la policía india en enero de 2008, había ordenado una serie de atentados terroristas con bomba en 2007 en la India, incluyendo los ataques contra los tribunales civiles de Uttar Pradesh del 23 de noviembre de 2007 mencionados arriba, y el ataque de Mecca Masjid en la ciudad de Haiderabad del 18 de mayo de aquel año. En el atentado de Mecca Masjid en Haiderabad murieron 16 y 40 resultaron heridos.
Estos ejemplos de atentados terroristas en que el explosivo RDX, conocido también como exógeno, ha sido utilizado tienen el propósito de ilustrar varias instancias en que grupos terroristas sunitas islamistas apoyados por países árabes del Golfo Pérsico y en particular por Arabia Saudita han usado este tipo de explosivo. Según reporta el diario británico The Guardian, un cable diplomático de EE.UU. clasificado filtrado por la organización WikiLeaks dice: “Más tiene que hacerse ya que Arabia Saudita sigue siendo una base crítica de apoyo financiero para al-Qaeda, los Talibán, LeT [Lashkar-e-Taiba] y otros grupos terroristas”. Este mismo cable diplomático firmado por la entonces Secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton y fechado en diciembre de 2009, añade: “Donantes en Arabia Saudita constituyen la fuente más significativa de financiamiento para grupos terroristas sunitas por todo el mundo”.
En la siguiente parte examinaremos en más detalle los vínculos de financiación entre Arabia Saudita y otros países árabes del Golf Pérsico con el terrorismo sunita islamista internacional y la posible fuente industrial del explosivo RDX usado en los atentados terroristas islamistas ya mencionados como también en el ataque de gas sarín en Khan al Asal, Siria, atribuido a los insurgentes, quienes reciben apoyo de Arabia Saudita y de otros países como Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

El uso de armas químicas en Siria: El apoyo de Arabia Saudita al terrorismo (Parte IV)

Esta es la cuarta parte de esta serie de 'posts' sobre el uso de armas químicas en Siria por terroristas e insurgentes que combaten a las fuerzas del Gobierno durante el actual conflicto que asola este país. Pretendo con estos artículos establecer una conexión entre el ataque con gas nervioso sarín del 19 de marzo de 2013 en el suburbio de Khan al Asal de la ciudad de Alepo -llevado a cabo según investigadores rusos por la brigada insurgente Bashair al Nasr- y Arabia Saudita. Con este objetivo en mente, en los dos anteriores 'posts' proporcioné ejemplos del uso del explosivo RDX por grupos terroristas islamistas sunitas, apoyados según varios informes por Arabia Saudita. Restos de este explosivo se hallaron en el cohete de artillería artesanal Bashair-3, usado presuntamente en el ataque químico de Khan al Asal y fabricado por los guerrilleros de la brigada Bashair al Nasr. El ulterior objetivo es vincular el ataque químico de agosto del año pasado en Ghouta, suburbio al este de Damasco, con la insurgencia islamista sunita apoyada tanto por Arabia Saudita como por EE.UU. y otros países árabes del Golfo Pérsico. En este sentido, la complicidad del régimen del presidente de EE.UU., Barack Hussein Obama, se podría apreciar en la transmutación del incidente de Ghouta -otro ataque con gas sarín realizado por los rebeldes- por la Casa Blanca, la diplomacia estadounidense y la prensa amarilla occidental como un ataque por parte del Gobierno sirio con 1.429 víctimas mortales civiles, propaganda convenientemente inventada por el Gobierno estadounidense para justificar su planeada ofensiva aérea contra Siria, ofensiva de bombarderos y misiles crucero que al final no se llevó a cabo gracias al acuerdo de desarme químico sirio negociado por Rusia.

El presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, junto con el jefe de inteligencia de Arabia saudita, el príncipe Bandar bin Sultán, apodado 'Bandar Bush' por sus estrechos lazos de amistad con la familia de los dos expresidentes estadounidenses:
 Antes de proseguir, cabe recordar que el Gobierno saudita apoya a terroristas e insurgentes islamistas sunitas en Siria. Cabe también recordar las reportadas declaraciones del jefe de la inteligencia saudí, el príncipe Bandar bin Sultán, ante el presidente de la Federación de Rusia, Vladímir Putin, en las que insinuaba que su Gobierno controla a los grupos insurgentes y terroristas del Cáucaso Norte de Rusia que operan contra el Gobierno y objetivos civiles rusos. Bandar bin Sultán también reconoció ante Vladímir Putin que Arabia Saudita controla a terroristas e insurgentes chechenos y del Cáucaso Norte combatiendo en Siria. Ante esto se puede considerar como plausible que el Gobierno de Arabia Saudita apoya directa, indirectamente y además tolera y permite deliberadamente el envío de ayudas privadas a grupos terroristas islamistas sunitas como Al Qaeda y Lashkar-e-Taiba (LeT) o insurgentes como los Talibán, asistencia reportada por cables diplomáticos clasificados estadounidenses filtrados por el exsoldado norteamericano Bradley Manning y revelados por WikiLeaks.
Ante todo esto, el Gobierno de EE.UU. comparte con Arabia Saudita la complicidad de ambos países de apoyar activamente a la yihad de terroristas e insurgentes radicales sunitas en Siria, incluyendo el apoyo saudí al grupo vinculado a Al Qaeda, el Estado Islámico de Irak y el Levante (aunque Riad convenientemente lo niegue). Además, el apoyo de Arabia Saudita a terroristas e insurgentes separatistas islamistas del Cáucaso Norte operando en Rusia se estaría llevando a cabo bajo la mirada tolerante o inclusive benevolente del Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Hussein Obama. Contradictoriamente para los intereses nacionales de EE.UU., Washington apoya y tolera la política de su aliada y protegida Arabia Saudita de asistencia al terrorismo islamista sunita en Siria y Rusia, mientras que a la vez se opone al apoyo saudita al terrorismo islamista sunita de grupos como Al Qaeda y los Talibán que directamente amenazan la seguridad de EE.UU., Europa, Asia Meridional (Afganistán, la India, Pakistán y Bangladesh), Asia Central, la Península Arábiga y África.
Ni el poder ejecutivo ni el Congreso de los EE.UU. tienen por ello autoridad moral para condenar a otros estados como patrocinadores del terrorismo, ante la complicidad de EE.UU. en patrocinar el terrorismo y la insurgencia islamista en Siria y por su encubrimiento de Arabia Saudita y de países del Golfo Pérsico como Catar y Emiratos Árabes Unidos -sus cómplices en promover el terrorismo en Siria-. No debe ignorarse el hecho de que en un cable diplomático estadounidense clasificado del 30 de diciembre de 2009 y firmado por la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, se manifiesta que "donantes en Arabia Saudita constituyen la fuente más significativa de financiación para grupos terroristas sunitas en todo el mundo", y que "Arabia Saudita sigue siendo una base crítica de apoyo financiero para Al Qaeda, los Talibán, LeT [Lashkar-e-Taiba] y otros grupos terroristas". Tomándose en cuenta todo lo expuesto, el Gobierno federal de EE.UU. bajo la Presidencia de Barack Hussein Obama se ha convertido junto con el reino saudí, su socio y aliado estratégico, en un estado patrocinador del terrorismo.
La exsecretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton sabía desde al menos 2009 del papel crítico jugado por Arabia Saudita como fuente de financiación de Al Qaeda y de grupos terroristas radicales sunitas. Esto no le impidió conspirar junto con la monarquía saudí desde al menos 2011 para desestabilizar a Siria apoyando conjuntamente a grupos terroristas e insurgentes ligados a Al Qaeda contra Damasco.
Se ha reportado hace poco que Rusia ha propuesto al Consejo de Seguridad de la ONU, del cual es miembro permanente, que incluya a Arabia Saudita en su lista negra de estados que patrocinan al terrorismo. También se ha informado hace unas dos semanas que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, tras reunirse en Bagdad con el primer ministro iraquí, Nouri al-Maliki, va a discutir informes de que Arabia Saudita da apoyo a agrupaciones terroristas en Irak. En este sentido se ha reportado que un terrorista detenido por las autoridades iraquíes confesó que Riad financia a insurgentes vinculados a Al Qaeda -el Estado Islámico de Irak y el Levante que también combate en Siria- que ponen bombas en Bagdad y otras ciudades iraquíes y en general atentan contra civiles musulmanes chiitas y las fuerzas de seguridad del Estado iraquí, y que actualmente están combatiendo contra las fuerzas gubernamentales en la provincia occidental iraquí de Al Anbar, fronteriza con Siria y Arabia Saudita. Dicho sea de paso, la intervención de Arabia Saudita en los asuntos internos de Irak al apoyar a los terroristas de Al Qaeda en Irak y de su sucursal el Estado Islámico de Irak y el Levante –bajo la mirada tolerante y benevolente de la Administración de Barack Hussein Obama–, terroristas responsables de la violencia sectaria que según la ONU causó en 2013 en Irak la muerte de un total de 7.818 civiles y 1.050 miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, es un 'casus belli' que podría llevar a una guerra entre Bagdad y Riad.
La monarquía saudita apoyaría a estos grupos terroristas para castigar al Gobierno iraquí, dominado por los chiitas, por su apoyo al Gobierno sirio y por su estrecha relación con Irán. Por estos mismos motivos Washington daría su aprobación al apoyo saudí a los grupos islamistas sunitas vinculados a Al Qaeda que operan en Irak, a modo también de presión para que Bagdad abandone su apoyo a Siria y su estrecha amistad con Irán. La Administración de Obama esperaría así que ante la violencia terrorista -apoyada por Riad- que azota a Irak, Bagdad pida el apoyo de EE.UU. para combatir el terrorismo, ayuda que se ofrecería bajo el precio de que el Gobierno iraquí abandone a Damasco, se distancie de Teherán y entre de nuevo en la órbita de Washington.
Arabia Saudita, de religión musulmana sunita seguidora de la versión fundamentalista wahabita, salafista del Islam, junto con otros países árabes del Golfo Pérsico, apoya a Al Qaeda y sus sucursales y grupos afiliados que comparten su visión política-religiosa salafista. Esta visión integrista sunita promueve la yihad, la guerra santa islámica a muerte no solo contra Occidente en general y EE.UU. y Europa en particular -esencialmente por ser vistos como cristianos (cruzados), de cultura secular (antiislámica) y sobre todo por su apoyo a Israel contra los palestinos (contra árabes y musulmanes)- sino también contra los que considera paganos enemigos de los musulmanes -como la mayoría hindú de la India- y contra los que considera herejes del Islam y enemigos de los musulmanes sunitas, los musulmanes chiitas que son la mayoría en Irán, Irak, una tercera parte del Líbano (representados por Hezbolá) y la minoría gobernante en Siria. Así, Arabia Saudita, Catar y Emiratos Árabes Unidos están esencialmente apoyando una guerra religiosa contra el Gobierno secular dominado por chiitas de Siria al apoyar a los terroristas e insurgentes radicales sunitas que lo combaten.
Combatientes Talibán de Afganistán
Según el cable diplomático clasificado del Departamento de Estado estadounidense del 30 de diciembre de 2009 antes mencionado, filtrado por el exsoldado estadounidense Bradley Manning a WikiLeaks, un objetivo del Gobierno de EE.UU. es "interrumpir los flujos financieros ilícitos entre los países del Golfo [Pérsico] y Afganistán y Pakistán". El cable diplomático recomendaba gestiones desde un alto nivel del Gobierno estadounidense para "animar al Gobierno saudí a tomar más pasos para detener el flujo de fondos desde fuentes basadas en Arabia Saudita a terroristas y extremistas en el mundo entero". El documento continúa diciendo que "Riad ha tomado solo acción limitada para interrumpir recaudación de fondos para los grupos Talibán y LeT [Lashkar-e-Taiba] listados en [la resolución de la] ONU 1267 que también están alineados con Al Qaeda y [que están] enfocados en socavar la estabilidad en Afganistán y Pakistán". El Departamento de Estado alude también en el cable a la amenaza de estos grupos insurgentes y terroristas a "la estabilidad... de la amplia región centro y sur asiática" (Asia Central y Asia Meridional).
En el cable diplomático referido, llamado State (Estado) 131801, se expone la preocupación del Departamento de Estado hacia los medios de canalización de ayuda financiera al terrorismo. Comentando los esfuerzos llevados a cabo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, el cable informa que "Arabia Saudita ha implementado importantes reformas para criminalizar financiación terrorista y restringir el flujo de fondos a ultramar desde organizaciones de beneficencia basadas en Arabia Saudita. Sin embargo, estas restricciones fallan en incluir organizaciones multilaterales como XXXXXXXXXXXX Inteligencia sugiere que estos grupos continúan enviando dinero al exterior y, en ocasiones, financian extremismo en ultramar. En 2002, el Gobierno saudí prometió establecer un Comité de Organizaciones de Beneficencia que abordaría este asunto, pero todavía ha de hacerlo. El establecimiento de dicho mecanismo, sin embargo, es secundario al objetivo primario de EE.UU. de obtener reconocimiento saudí del alcance de este problema y un cometido para tomar acción decisiva".
En el cable State 131801, se urge a Arabia Saudita a que aplique la resolución 1267 de la ONU y congele los activos de los Talibán y de Lashkar-e-Taiba, señalando que "los Talibán y LeT están alineados con Al Qaeda". Significativamente, el cable revela refiriéndose al Departamento de Estado que "nosotros todavía carecemos de información detallada sobre las fuentes más remotas de financiación terrorista que emanan del Reino [saudí]". EE.UU. recomendaba a Riad "cortar el flujo de fondos de Arabia Saudita a organizaciones extranjeras religiosas, de beneficencia y educacionales que propagan ideologías extremistas violentas a poblaciones vulnerables".
Cabe añadir que junto con Arabia Saudita otros países árabes del Golfo Pérsico han estado financiando a grupos terroristas islamistas. Por ejemplo, el cable diplomático estadounidense State 131801 manifiesta que Kuwait "ha estado menos inclinado a tomar acción contra financieros y facilitadores basados en Kuwait planeando ataques fuera de Kuwait. Al Qaeda y otros grupos continúan explotando Kuwait como una fuente de fondos y como un punto de tránsito clave". El cable de fines de 2009 añade que "Kuwait permanece [como] el único país del Consejo de Cooperación del Golfo [Pérsico] (CCG) que no ha criminalizado la financiación terrorista". Continúa el documento diciendo que "el GDK [Gobierno de Kuwait] en ocasiones ha obstruido o ha sido lento en hacer cumplir el congelamiento de activos mandado por la ONU de entidades basadas en Kuwait". El cable diplomático señala a la organización no gubernamental llamada Sociedad del Resurgimiento de la Herencia Islámica (RIHS, por sus siglas en inglés), basada en Kuwait, como una entidad caracterizada "por proporcionar apoyo financiero y material a Al Qaeda y a afiliados de Al Qaeda listados en [la Resolución de la] ONU 1267, incluyendo a Lashkar-e-Taiba, Jemaah Islamiya y Al-Itihaad al-Islamiya".
La Ciudad de Kuwait, uno de los principales centros financieros y comerciales de Oriente Medio y una de las 25 principales ciudades del mundo en términos de mayor producto interior bruto.
Desde el 2011 Rusia ha puesto a la Sociedad del Resurgimiento de la Herencia Islámica en su lista de organizaciones que apoyan y dan financiación al terrorismo. La organización terrorista Al-Itihaad al-Islamiya de Somalia recibió financiación "en gran medida de organizaciones de beneficencia islámicas de Arabia Saudita y los estados [árabes] del Golfo [Pérsico]". Sobre el emirato del Golfo Pérsico, el cable diplomático State 131801 afirma: "Nuestra información indica que donantes kuwaitíes sirven como una importante fuente de fondos y otro tipo de apoyo a Al Qaeda y otros grupos terroristas".
Acerca de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el cable State 131801 dice que: "Donantes basados en los EAU han proporcionado apoyo financiero a una variedad de grupos terroristas, incluyendo a Al Qaeda, los Talibán, LeT y otros grupos terroristas". El cable continúa diciendo que "agencias de Washington notan, sin embargo, que tienen información limitada sobre la identidad de donantes y facilitadores de los Talibán y LeT en los EAU". Más adelante el cable diplomático, firmado por la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton, habla de la necesidad de "socavar la habilidad de Al Qaeda, los Talibán y otros grupos de explotar los EAU como un centro de financiación y facilitación".
Sobre el emirato de Catar, el cable State 131801 menciona: "El nivel en general de Catar en cooperación AT [antiterrorista] con los EE.UU. es considerada el peor en la región. Al Qaeda, los Talibán, el LeT listado en [la resolución de la] ONU 1267 y otros grupos terroristas explotan Catar como un lugar de recaudación de fondos". Se ha reportado en este sentido que tanto Catar como Arabia Saudita son fuentes de "armas y otra asistencia" para el Frente al-Nusrah, uno de los grupos terroristas e insurgentes ligados a Al Qaeda que combaten en Siria.
Vista nocturna de Doha, capital de Catar, país utilizado como centro de ayuda financiera por grupos terroristas e insurgentes islamistas. Catar es también una de las principales fuentes de apoyo a insurgentes y terroristas radicales sunitas en Siria.
Otro cable diplomático estadounidense filtrado gracias a WikiLeaks, el State 083026, habla sobre la recaudación de fondos por parte de la organización terrorista Lashkar-e-Taiba (LeT) en Arabia Saudita. LeT fue responsable de los ataques terroristas de la ciudad de Bombay, en la India, en noviembre de 2008. Según el cable, "la comunidad de inteligencia evalúa que Lashkar-e-Taiba (LT) y Jamaat-ud-Dawa (JUD) son parte de la misma organización, originalmente llamada Markaz-ud-Dawawal-Irshad (MDI), que fue fundada... en Lahore [Pakistán] en 1986. MDI fue establecida con financiación de donantes en Oriente Medio y estableció campamentos para preparar a su personal para luchar contra los soviéticos en Afganistán". El documento clasificado previamente exponía que "la comunidad [de inteligencia] evalúa que LT [Lashkar-e-Taiba], un grupo terrorista basado en Pakistán, usa el nombre JUD [Jamaat-ud-Dawa] como un alias. JUD es una organización religiosa, educacional y humanitaria que la comunidad [de inteligencia] evalúa que provee cobertura y protección a actividades militantes de LT en Pakistán. LT y JUD comparten muchos líderes de alto rango; LT cae bajo la autoridad del líder de JUD, Hafiz Muhammad Saeed, y JUD apoya y facilita las actividades violentas de LT".
El cable State 083026 declara que "en diciembre de 2005, un oficial de Idara Khidmat-e-Khalq [una rama de Jamaat-ud-Dawa] reenvió recibos de donaciones de JUD [Jamaat-ud-Dawa] a una probable compañía fachada de LT [Lashkar-e-Taiba] en Arabia Saudita donde un oficial financiero de LT pudo haber estado estrechamente asociado con el administrador general* posiblemente actuando como una fachada para mover fondos de LT, de acuerdo a un informe de inteligencia".
El uso de armas químicas en Siria: El apoyo de Arabia Saudita al terrorismo (Parte V)
En el cable diplomático secreto Riyadh 000061 del 11 de enero de 2010, también reproducido por el diario británico 'The Guardian', se describe lo discutido en una reunión entre una delegación del Gobierno de EE.UU. y oficiales de la Mabahith, la policía secreta del Ministerio del Interior saudita. En la sesión los funcionarios estadounidenses revisaron con sus interlocutores saudíes información de inteligencia anteriormente compartida "que sugería que oficiales financieros relacionados con los Talibán han visitado Arabia Saudita con el fin de recaudar fondos". Refiriéndose a las fuentes de financiación de los Talibán, un alto funcionario del Departamento del Tesoro de EE.UU. expresó según el texto del cable "que EE.UU. cree que el grupo también recibe fondos significativos del Golfo [Pérsico], particularmente de donantes en Arabia Saudita y los EAU [Emiratos Árabes Unidos]". Los funcionarios saudíes de la Mabahith "reconocieron los lazos históricos que existieron entre Arabia Saudita y los Talibán, sugiriendo que simpatías existentes podrían crear una base de donantes potencial en el reino". 
Dicho sea de paso, habría que ver si los "lazos históricos" de los que hablaban los representantes de la policía secreta saudí se referirían a la ayuda de Arabia Saudita a los muyahidín afganos en la década de los 80 del siglo pasado, cuando combatían a las fuerzas soviéticas y del Gobierno comunista afgano, y al hecho que Arabia Saudita junto con Pakistán y los Emiratos Árabes Unidos fueron los únicos países que reconocieron oficialmente al gobierno Talibán de Afganistán. Igualmente, Osama bin Laden, nacido en Arabia Saudita en el seno de una prominente familia multimillonaria, fue un muyahidín en Afganistán y la organización terrorista que fundó, Al Qaeda, fue creada para 1988 como una agrupación de combatientes árabes aparte de los muyahidín afganos para combatir a las fuerzas soviéticas y gubernamentales prosoviéticas afganas. Es probable que así mismo existan en Arabia Saudita "lazos históricos" con Al Qaeda, negados formalmente por las autoridades, además de simpatías producto de los lazos nacionales, religiosos e incluso sociales con el fundador de la organización terrorista y sus miembros saudíes, además de simpatías hacia la misma organización por sus orígenes, por su fundador y por su causa.
Foto de Osama bin Laden en la década de los 80 del siglo XX cuando estaba en Afganistán, donde estaba combatiendo a las fuerzas soviéticas y del Gobierno afgano con el apoyo de Arabia Saudita, Pakistán y de EE.UU. (afp)
El documento filtrado por WikiLeaks continúa describiendo la reunión entre la delegación estadounidense y los miembros de la Mabahith saudí, señalando que "analistas del [Departamento del] Tesoro proveyeron [a los saudíes] información sobre . . . tres oficiales talibanes de alto rango que han hecho múltiples visitas de recaudación de fondos a Arabia Saudita, de acuerdo a inteligencia de EE.UU. (NOTA: Información disponible al Gobierno de EE.UU. y compartida para este intercambio incluyó números de teléfono, direcciones de correo electrónico e información de pasaporte para verificación con los bancos de datos de las aduanas saudíes. FIN DE LA NOTA.)" ¡Probablemente esta fue información obtenida por la NSA estadounidense! Según el cable Riyadh 000061, "los analistas del GRPO y del Tesoro [estadounidenses] también compartieron [con los saudíes] nombres y números de teléfono de múltiples asociados [de los] Talibán y [de la Red] Haqqani que se sabe residen en o viajan a la Arabia Saudita". La Red Haqqani, liderada por miembros de la familia del mismo nombre, fue apoyada por la CIA estadounidense, por la inteligencia paquistaní y por donaciones de países árabes del Golfo Pérsico –muy probablemente liderados por Arabia Saudita- durante la década de los 80 del siglo pasado para que combatiese a las fuerzas soviéticas en Afganistán desde santuarios en Pakistán. Actualmente la Red Haqqani es aliada de los Talibán y combate a las fuerzas estadounidenses e internacionales de ocupación de Afganistán. Es muy probable que en Arabia Saudita también tengan simpatías hacia la Red Haqqani por sus "lazos históricos" con el reino saudita que se remontan a la presencia soviética en Afganistán unos más de treinta años atrás.
En otro cable diplomático secreto estadounidense filtrado por WikiLeaks, Riyadh 000716, el entonces enviado especial para Afganistán y Pakistán del Departamento de Estado de EE.UU., el ya fallecido embajador Richard Holbrooke, según el documento, "notó que Pakistán era también un centro para financiación terrorista a través de organizaciones benéficas y preguntó si los saudíes estaban observando la numerosa comunidad paquistaní en Arabia Saudita". El comentario de Holbrooke se hizo en una reunión con funcionarios del Ministerio del Interior saudí llevada a cabo en el Club de Oficiales de las Fuerzas de Seguridad sauditas de Riad el 16 de mayo de 2009.
Paisaje urbano de la ciudad de Dubái, capital del emirato de este nombre e importante centro financiero y comercial del Medio Oriente y a nivel mundial. Es una de las 25 ciudades principales del mundo en términos de mayor producto interior bruto e importante centro de libre comercio de oro –quizás también se canalice ayuda económica a grupos terroristas a través del contrabando de oro.
Otro cable diplomático estadounidense, el Abu Dhabi 000009, discute el uso de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) por parte de los Talibán afganos y la Red Haqqani como fuente de financiación. El documento cubre una reunión llevada a cabo al parecer en Abu Dhabi entre altos funcionarios del Gobierno estadounidense y altos miembros del Departamento de Seguridad del Estado de los Emiratos Árabes Unidos y del Departamento General de Seguridad del Estado de Dubái. Anteriormente a la reunión del 7 de enero de 2010, funcionarios norteamericanos pasaron a sus homólogos de los EAU "información detallada sobre la financiación de los Talibán y otros grupos terroristas y extremistas basados en Afganistán y Pakistán". Esta información parecía indicar "que oficiales financieros relacionados con los Talibán han visitado los EAU con el fin de recaudar o mover fondos". El documento prosigue informando que "los oficiales de seguridad de EAU creen que los Talibán podrían recabar apoyo de la considerable población pashtuna residente en los EAU". En este sentido, los funcionarios de seguridad del país árabe hicieron referencia a "las grandes comunidades inmigrantes afganas y paquistaníes en Dubái", uno de los emiratos de los Emiratos Árabes Unidos y el más poblado de los siete que componen la federación del país.
Además de informar a los oficiales de seguridad de los Emiratos Árabes Unidos que los Talibán "reciben fondos significativos . . . particularmente de donantes en Arabia Saudita y los EAU", se les dijo "que se cree que los Talibán y la Red Haqqani ganan dinero de intereses comerciales basados en EAU". De acuerdo al cable, "analistas del [Departamento del] Tesoro proveyeron información sobre XXXXXXXXXXXX dos oficiales de alto rango Talibán que han hecho múltiples visitas de recaudación de fondos a los EAU, de acuerdo con la inteligencia de EE.UU." Además, "analistas del GRPO y del Tesoro también compartieron nombres y números de teléfono de múltiples asociados Talibán y Haqqani que se sabe residen en o viajan a los EAU". Incluso, los funcionarios del Departamento de Seguridad del Estado de los EAU "discutieron el sospechado uso por los Talibán y la Red Haqqani de compañías fachada para recaudar y mover dinero. Estaban [los funcionarios de EAU] familiarizados con Haji Khalil Zadran, un facilitador financiero de la Red Haqqani basado en Kabul que ha visitado los EAU, pero no fueron capaces de proporcionar ningún detalle sobre él". Pero aunque no daban mucha información, sobre otras cosas los oficiales de seguridad de EAU sí estaban más enterados. Los funcionarios del Departamento General de Seguridad del Estado de Dubái "discutieron con lujo de detalles la historia de los Haqqani. Ellos específicamente resaltaron el éxito de Jalaluddín Haqqani en explotar imágenes de bajas civiles en Afganistán para fines de recaudación de fondos".
En otro cable diplomático filtrado por WikiLeaks, llamado Abu Dhabi 000874 y fechado 2 de septiembre de 2009, se reporta que hay 1 millón de paquistaníes y 150.000 afganos residiendo en los Emiratos Árabes Unidos. Con referencia a los empresarios de estas comunidades en EAU, al parecer la embajada americana en Abu Dhabi reporta que "no tiene evidencia que líderes empresariales estén envueltos en recaudar fondos u otros lazos con extremistas, aunque no nos sorprendería si esto está pasando".
El Aeropuerto Internacional de Dubái, el sexto más transitado del mundo
El cable informa que "todas las organizaciones de beneficencia legales en los EAU están asociadas con oficiales y entidades del Gobierno de EAU". Cabe recordar que organizaciones de beneficencia de países árabes del Golfo Pérsico se han señalado como medios de canalización y envío de ayudas a grupos terroristas. Hay que recordar también que los Emiratos Árabes Unidos han sido reportados junto con Arabia Saudita y Catar como fuentes de apoyo a los terroristas e insurgentes islamistas sunitas de la oposición que combaten a las fuerzas del Gobierno en Siria.
El cable Abu Dhabi 000874 informa que "altos volúmenes de dinero en efectivo y fondos electrónicos circulan tanto hacia como de Afganistán y Pakistán, la vasta mayoría de los cuales se deriva de comercio y envío de remesas legítimos. La falta de controles de frontera efectivos sobre dinero en efectivo es sin duda explotado por mensajeros Talibán y narcotraficantes afganos, camuflados entre comerciantes, empresarios y trabajadores emigrantes".
Otro cable diplomático, Abu Dhabi 001838, habla del problema para EE.UU. del "contrabando de gran volumen de dinero en efectivo" desde los Emiratos Árabes Unidos, indicando que "los EAU tienen regulaciones requiriendo declaraciones para importaciones de dinero en efectivo de más de 10,800 dólares de EE.UU.", pero añade que "no hay requisitos para declarar exportaciones de dinero en efectivo o para declarar otros instrumentos negociables al portador como obligaciones al portador, cheques endosados por terceros, etc".
Ingenuamente, el cable diplomático State 131801 discutido en el blog anterior, firmado por la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton y fechado 30 de diciembre de 2009, habla con respecto a Arabia Saudita de "sus cada vez más agresivos esfuerzos para interrumpir el acceso de Al Qaeda a financiación de fuentes saudíes" o que EE.UU. reconoce "los esfuerzos de su Gobierno para interrumpir las redes de Al Qaeda en el reino". Sin embargo, la realidad ha sido otra al menos antes de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU. Se reportó en septiembre del 2011 que la aseguradora Lloyd’s de Londres demandó el día 8 de ese mes ante un tribunal federal estadounidense de Pensilvania al Reino de Arabia Saudita y a la Sociedad de la Media Luna Roja saudí entre nueve demandados, por su apoyo dado a Al Qaeda antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001. La demanda de Lloyd’s por 215 millones de dólares intentaba recuperar lo que la aseguradora había tenido que pagar a las familias de las víctimas del 11 de septiembre de 2001 que tenían pólizas de seguro con la firma londinense. En la demanda presentada por la firma de abogados Cozen O’Connor en nombre de Lloyd’s, se afirmaba que "Al Qaeda no habría poseído la capacidad de concebir, planear y ejecutar los ataques del 11 de septiembre" sin el apoyo saudí, acusando al Gobierno de Arabia Saudita de utilizar bancos y organizaciones de beneficencia para financiar a Al Qaeda y así "financiar los ataques del 9/11 (11 de septiembre)".
De acuerdo a la investigación de Lloyd’s y según el informe de prensa, miembros de la casa real de Saud y altos funcionarios gubernamentales saudíes que incluían al príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud, ministro del Interior saudí, fueron ejecutivos o estaban en la junta directiva de organizaciones de beneficencia cuando estas "lavaban dinero para Al Qaeda". La demanda indica de acuerdo a la noticia que los altos funcionarios y miembros de la familia real saudí mencionados en su texto sabían que dichas organizaciones de beneficencia que presidían estaban ayudando a financiar a Al Qaeda. La investigación de Lloyd’s establece que las organizaciones de beneficencia saudíes, además de financiar a Al Qaeda, proporcionaban cobertura a sus terroristas con empleos y tarjetas de identificación, dando también asistencia logística.
El príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud
Un ejemplo de esta práctica de encubrimiento es que la organización de beneficencia Comité de Asistencia Conjunta Saudí para Kosovo y Chechenia (SJRC según sus siglas en inglés) proporcionó cobertura a terroristas de Al Qaeda, dos de los cuales tenían puestos de director. Así, entre 1998 y el año 2000 SJRC transfirió según la demanda 74 millones de dólares tanto a miembros de Al Qaeda como a partidarios (¿colaboradores?) de la organización terrorista vinculados a oficinas de la organización de beneficencia saudí. Durante el período en cuestión el príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud tenía control sobre el Comité de Asistencia Conjunta Saudí para Kosovo y Chechenia. El príncipe Naif, ministro del Interior saudí, negó tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 que los terroristas que los cometieron hayan incluido a ciudadanos saudíes, insinuando que fueron los judíos quienes los perpetraron. Podría también sospecharse que la entidad SJRC se habría usado también para dar ayuda a terroristas separatistas de Chechenia y del Cáucaso Norte, si tomamos en cuenta las amenazas a Rusia hechas por el jefe de la inteligencia saudí, el también príncipe Bandar bin Sultán, en agosto pasado.
Otra organización de beneficencia saudí, la Organización de Asistencia Islámica Internacional, fue usada por Osama bin Laden para, a través de esta, financiar sus campamentos de entrenamiento de Al Qaeda. En la demanda de Lloyd’s se afirma que cada una de las 12 ramas de la Organización de Asistencia Islámica Internacional fue supervisada por un miembro de la familia real saudí, y que el cuñado de Osama bin Laden estableció la oficina de dicha organización de beneficencia en las Filipinas.
Se declaró en la demanda que la familia real saudí utilizó los servicios del Banco Nacional de Arabia Saudita para transferir fondos a Osama bin Laden. Además, Khalid bin Mahfouz, considerado como banquero de confianza por varios años de la familia real saudí, según la demanda de Lloyd’s "es también el financiero primario de Al Qaeda". Bin Mahfouz falleció en 2009. De acuerdo a la demanda, "Bin Mahfouz ha reconocido hacer una contribución de 270.000 dólares a Bin Laden contemporánea al establecimiento de Al Qaeda". Se alegaba también que bin Mahfouz y Yassin al Kadi, este último un terrorista buscado por la justicia, "eran necesariamente conscientes de las actividades terroristas" de Al Qaeda. Bin Mahfouz había previamente "seleccionado personalmente" a Yassin al Kadi como su socio de banca.
Más aún, la demanda de Lloyd’s exponía que el príncipe Naif colocó personal en la embajada de Arabia Saudita en Washington DC y en consulados saudíes en EE.UU. antes del 11 de septiembre de 2001, y que a miembros del personal consular saudita en Los Ángeles y a un agente de inteligencia saudí operando en la también ciudad californiana de San Diego se los conectó a los terroristas de los atentados del 11 de septiembre del 2001 y a otros acusados de terrorismo. El príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud, por cierto, fue después promovido a príncipe heredero del Reino de Arabia Saudita y a primer viceprimer ministro en octubre de 2011, más de un mes después de presentarse la demanda judicial de Lloyd’s en la que había sido vinculado a los atentados del 11 de septiembre de 2001. El príncipe Naif falleció a mediados de 2012.
También la demanda de Lloyd’s describe lo que se halló en una redada hecha en la Alta Comisión Saudí para la Asistencia de Bosnia-Herzegovina después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Esta entidad considerada una fachada de Al Qaeda produjo en los discos duros de sus computadoras incautadas, según el informe noticioso, "materiales para falsificar tarjetas de identidad del Departamento de Estado de EE.UU.; archivos sobre pesticidas y aviones fumigadores; fotos de las embajadas de EE.UU. atacadas con bomba en África oriental y del destructor atacado con bomba USS Cole; y fotos del antes [de los ataques del 11 de septiembre de 2001] y del después de [las torres gemelas] del Centro de Comercio Mundial (World Trade Center)".
Finalmente la compañía aseguradora Lloyd’s decidió el 19 de septiembre de 2011, a los once días de presentar su demanda, retirarla. La firma de abogados que la representaba no dio explicaciones. ¿Habrán abierto en la península Arábiga su grifo de petrodólares?
El uso de armas químicas en Siria: El complejo industrial químico de Arabia Saudita (Parte VI)
Como parte de esta serie de blogs hemos visto el uso del explosivo plástico RDX en el ataque con gas sarín llevado a cabo por insurgentes en Siria en el suburbio de Khan el Asal de la ciudad de Alepo del 19 de marzo de 2013. Hemos visto también el uso del explosivo RDX, conocido también como hexógeno, en los atentados terroristas atribuidos por Al Qaeda contra el destructor de la Armada de EE.UU., el USS Cole, en octubre de 2000 y contra la sede de la ONU en Bagdad en agosto de 2003. El explosivo RDX también ha sido utilizado en Rusia en los atentados terroristas de agosto de 2004 contra dos aviones de pasajeros rusos que habían despegado de Moscú, en los ataques con bomba del metro de Moscú de marzo de 2010 o en el atentado contra el Aeropuerto Internacional de Domodédovo de Moscú de enero de 2011, atentados perpetrados por terroristas separatistas islamistas suníes del Cáucaso Norte ruso.
Están también los atentados con bomba utilizando el explosivo RDX perpetrados en la India mayoritariamente contra hindúes por terroristas y grupos terroristas radicales sunitas "alineados con Al Qaeda". Ejemplos de esto han sido los ataques múltiples de la ciudad de Bombay de marzo de 1993, los atentados múltiples con bomba de Bombay (actualmente Mumbai) de julio de 2006, los atentados contra el tren expreso de Samjhauta de febrero de 2007, el atentado contra la mezquita Mecca Masjid de la ciudad india de Haiderabad de mayo de 2007, los atentados sincronizados con bomba de Uttar Pradesh de noviembre de 2007 y los atentados múltiples en la ciudad de Jaipur de mayo de 2008.
Atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York

© sp.ria.ru
Hemos también contemplado informes oficiales y mediáticos que apuntan a que Arabia Saudita junto con otros países árabes del golfo Pérsico como Catar, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait han proporcionado ayuda a Al Qaeda, incluyendo según se ha alegado asistencia que permitió perpetrar los atentados del 11 de septiembre de 2001, y a otros grupos terroristas e insurgentes ligados a Al Qaeda como los Lashkar-e-Taiba [LeT] y los Talibán o como la Red Haqqani, que como aliados de los Talibán combate a las fuerzas de ocupación americanas y de la OTAN en Afganistán.
El complejo industrial petroquímico y químico de Arabia Saudita es uno de los mayores del mundo. Tiene en este sentido la capacidad técnica e industrial de producir el explosivo plástico RDX y armas químicas como el gas neurotóxico sarín de querer hacerlo. Liderando el complejo industrial químico saudí está la compañía SABIC (Saudi Basic Industries Corporation – Corporación de Industrias Básicas Sauditas), compañía de extensión 'global' que es la mayor corporación y la que proporciona más ganancia del Cercano Oriente fuera de la categoría de empresa petrolera. SABIC es también una de las más grandes empresas petroquímicas del planeta, y por su volumen de ventas en 2012 que llegó a 50.400 millones de dólares fue la compañía química número 5 del mundo en 2013. El crecimiento de SABIC ha sido tal que en 11 años desde 2002 ha pasado de ser la empresa química número 14 a nivel global a ser la quinta del mundo. Cabe señalar que el volumen de ventas del sector químico de SABIC casi se ha doblado en cinco años desde 2007 con un reportado volumen de ventas aquel año de 26.400 millones de dólares, logrando como se ha dicho 50.400 millones en ventas de productos químicos en 2012.
Según la página de internet de SABIC, el Gobierno de Arabia Saudita controla el 70% de las acciones de la compañía estatal, estando el 30% de acciones restantes en posesión del sector privado incluyendo tanto inversores saudíes como inversionistas de los países árabes de la región del golfo Pérsico. SABIC está presidida por el príncipe Saud bin Abdalá bin Thenayan Al Saud de la familia real saudí.
De interés para este artículo es la capacidad de la empresa de producción de amoniaco, plásticos, fertilizantes y pesticidas. Así, la empresa SABIC entre sus numerosos productos químicos se caracteriza por la "manufactura de fertilizantes de fosfato" y la "manufactura de pesticidas y otros químicos agrícolas". Entre los fertilizantes fabrica "amoniaco, urea, fosfatos...". Antes de proceder cabe considerar los componentes químicos cuya síntesis produce el explosivo RDX o hexógeno. El componente base del RDX es el compuesto orgánico hexametilentetramina, conocido también por los nombres de hexamina, urotropina y metenamina. La hexametilentetramina es componente base para la fabricación entre otros productos de explosivos. Su producción se ha ido reduciendo particularmente en Europa, habiendo un solo productor/suplidor de metenamina en el mundo árabe, en Arabia Saudita, la compañía llamada Saudi Formaldehyde Chemical Co. Ltd. (Compañía Química de Formaldehido Saudí Ltd.), que se anuncia como productora de hexamina.
Sede de SABIC en Europa en Sittard, Países Bajos
© wikimedia.org
La Saudi Formaldehyde Chemical Company, la primera empresa petroquímica privada de los países árabes del golfo Pérsico, que actualmente se llama Chemanol, mencionaba en su informe anual de 2011 que poseía una planta de producción de hexamina. Chemanol declaró también en 2012 ser uno de los mayores productores del mundo de formaldehido y el mayor productor de este compuesto de los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo [Pérsico]. Hay que añadir que la hexamina (llamada también hexametilentetramina, urotropina o metenamina) se produce a base de una reacción de amoniaco y formaldehido, debiendo recordar que la corporación química saudí SABIC es una importante productora de amoniaco. Una subsidiaria de SABIC, SAFCO o Saudi Arabian Fertilizer Company (Compañía de Fertilizantes de Arabia Saudita) se especializa en la producción de amoniaco y formaldehido, ambos compuestos precursores de la hexamina, componente base del explosivo RDX además de otros productos.
De acuerdo a un informe noticioso de Arabia Saudita de hace unos 5 años, entre pesticidas insecticidas que en aquel entonces se usaban en el reino de la península Arábiga se hallaban los insecticidas organofosforados clorpirifós y diazinón, mencionados como producidos localmente o importados de países del Cercano Oriente como Jordania y Egipto. Como se ha mencionado más arriba, la compañía SABIC se especializa en la "manufactura de fertilizantes de fosfato" y en la "manufactura de pesticidas y otros químicos agrícolas". Cabe señalar que el pesticida clorpirifós es un químico anticolinesterasa como agentes neurotóxicos de las armas químicas, como el gas neurotóxico tabún. Las anticolinesterasas, conocidas también como inhibidores de la acetilcolinesterasa, son químicos que se hallan en la naturaleza como venenos, se producen como insecticidas y pesticidas y se producen como armas químicas como agentes neurotóxicos. Entre los insecticidas se encuentran los ya mencionados organofosforados clorpirifós y diazinón y entre los gases neurotóxicos de un arsenal químico están los organofosforados sarínsomán, el ya mencionado tabún y el agente neurotóxico VX. Los compuestos de organofósforos son "compuestos orgánicos degradables" que se emplean principalmente como pesticidas, siendo de gran utilidad como insecticidas, utilizándose también para fabricar gases neurotóxicos como armas contra los seres humanos. Se puede decir que el complejo industrial químico saudí tiene la capacidad potencial de producir armas químicas como los gases neurotóxicos sarín, somán, tabún y VX al ser capaz de producir compuestos químicos precursores capaces de ser utilizados para fabricar este tipo de armas.
Foto de 1970 mostrando en uso de un conejo para determinar si había una fuga de gas sarín en la fábrica de este agente neurotóxico localizada en el Arsenal Montaña Rocosa de Colorado, EE.UU.
© wikimedia.org
Aunque no se relaciona directamente con el tema del uso en Siria de armas químicas y explosivos hechos en Arabia Saudita por parte de terroristas e insurgentes apoyados por EE.UU. y la monarquía saudita, cabe hablar un poco sobre el potencial del complejo industrial químico saudí de extraer uranio de rocas de fosfato. En vista de sus reportados antecedentes de apoyo a terroristas e insurgentes islamistas sunitas incluyendo a Al Qaeda, no se debe subestimar la voluntad de algunos en Arabia Saudita de proporcionar a terroristas e insurgentes material para una bomba radiológica o bomba sucia, como tampoco se debe subestimar la capacidad industrial saudita para obtener y procesar uranio de rocas fosfáticas. Tampoco debe excluirse que tenga la capacidad en un futuro para producir una bomba nuclear con el uranio extraído de rocas de fosfato. El tema de la obtención de uranio de depósitos de fosfato es lo bastante serio para que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) haya puesto como uno de los cinco puntos de su lista de medidas para restablecer la confianza con Irán por su programa nuclear, que Teherán suministre a la agencia internacional información sobre las fuentes de material nuclear, incluyendo, según la BBC, "uranio extraído de fosfatos".
De acuerdo a M. Ragheb en su trabajo 'Recursos de uranio en rocas de fosfato', "rocas de fosfato conteniendo solo 120 ppm [partes por millón] de U[ranio] se han usado como una fuente de uranio en los EE.UU. La industria de fertilizantes produce grandes cantidades de solución de ácido fosfórico de proceso húmedo conteniendo 0,1-0,2 gramo/litro (g/l) de uranio, que representa una potencial fuente significativa de uranio". Y es que los depósitos de roca de fosfato, llamada también fosforita, que se emplean para producir fertilizantes poseen partículas de uranio y torio. Según la Asociación Nuclear Mundial (World Nuclear Association), tras procesarse la roca de fosfato con ácido sulfúrico se obtiene ácido fosfórico que puede a su vez procesarse para la extracción de uranio, el cual se obtiene del ácido fosfórico por medio de un proceso de extracción a base de solventes. Ragheb también ha dicho que "con los apropiados métodos de extracción, uranio y torio pueden ser producidos como derivados del proceso húmedo del proceso de solución de ácido fosfórico". El ácido fosfórico es utilizado en la producción de fertilizantes, de detergentes, de químicos usados para el tratamiento y purificación de agua y en productos alimenticios para animales. Durante la producción de fosfatos se pueden obtener como derivados de los depósitos de fosforita grandes cantidades de mineral de uranio de bajo enriquecimiento. De acuerdo a la Asociación Nuclear Mundial, "los depósitos de rocas de fosfato contienen muchos millones de toneladas de uranio, que puede ser extraído como un derivado en la fabricación de fertilizantes". Inclusive, hasta la fecha unas 20,000 toneladas de uranio se han extraído de depósitos de fosforita a nivel mundial.
Según Ragheb, se calcula que las reservas mundiales de uranio contenidas en depósitos de rocas de fosfato equivale a 9 millones de toneladas, y de acuerdo al Organismo Internacional de Energía Atómica, Marruecos posee 6 millones de toneladas de uranio en los depósitos de rocas de fosfato que controla, incluyendo los depósitos del antiguo Sahara español, lo que representa el doble de los actuales depósitos de uranio globales. Además de Marruecos, otros países que se mencionan con importantes reservas de fosfatos incluyen a Arabia Saudita, Egipto, Siria, Jordania e Israel en el Cercano Oriente y a Brasil, México y EE.UU. en América. De acuerdo a Ragheb, la Cuenca de Turayf (Sirhan-Turayf) del noroeste de Arabia Saudita junto con Jordania contienen "los más grandes depósitos de rocas de fosfato sin desarrollar con su contenido de uranio en el mundo".
Infografía de una explosión de 1 kg de TNT. Una bomba radiológica o sucia dotada de material radioactivo en vez de esquirlas metálicas contaminaría la edificación o la parte urbana afectada por dicha explosión, fuesen aeropuertos, estaciones de ferrocarril o en ciudades para crear el terror y el pánico entre la población civil según un documento oficial de EE.UU. de 1943 en la II Guerra Mundial.
© sp.ria.ru
Según estimados del International Fertilizer Development Center (IFDC), el Centro Internacional de Desarrollo de Fertilizantes, los depósitos totales de rocas de fosfato tan solo en la Cuenca Sirhan-Turayf del noroeste de Arabia Saudita podría alcanzar 7.800 millones de toneladas métricas (mmt), pudiendo haber en la mina de Al Jalamid reservas concentradas de rocas de fosfato de 93 millones de toneladas métricas o de hasta 500 millones de toneladas métricas en la zona de la mina. Ragheb estima las reservas de óxido de uranio en la mina de Al Jalamid en 42.600 toneladas métricas. La compañía estatal saudí Maaden o Saudi Arabian Mining Company está desarrollando los yacimientos de rocas de fosfato del noroeste del país, habiendo construido una línea de ferrocarril de unos 1.609 km entre la región del noroeste y el puerto saudí de Al Jubail en el golfo Pérsico. De acuerdo a Ragheb, el proyecto de la mina de Al Jalamid planea producir 3 millones de toneladas de fosfato, costando la mina 400 millones de dólares y la construcción del ferrocarril 1.200 millones. El mencionado autor estima que aún sin extraerse como un derivado, la cantidad de óxido de uranio contenida en el concentrado de fosfato extraído solo de la mina de Al Jalamid sería de unas 900 toneladas al año. El objetivo del proyecto de la mina de Al Jalamid es producir el fertilizante fosfato diamónico (DAP por sus siglas en inglés). Como parte del proceso de producción de este fertilizante, "el concentrado del fosfato será disuelto en ácido sulfúrico para producir ácido fosfórico". Se puede así ver que como parte del legítimo proceso de producción del fertilizante fosfato diamónico se puede obtener también como derivado el mineral de uranio. Para poder procesar en el puerto industrial saudí de Al Jubail anualmente 4,5 millones de toneladas de concentrado de fosfato en 2,9 millones de toneladas de fosfato diamónico anuales, se planean construir "cuatro plantas de ácido sulfúrico, tres [plantas] de ácido fosfórico y tres plantas de DAP [fosfato diamónico]".
Ragheb también expresó que se espera que la producción de los yacimientos de rocas de fosfato de Arabia Saudita vaya a reemplazar a los depósitos de rocas de fosfato de la Florida en declive. En este sentido, la producción en la Florida de dichos depósitos ha decrecido en una tercera parte. La Asociación Nuclear Mundial también ha dicho que aproximadamente hasta la década de los años 90 del siglo pasado, un 20% del uranio producido en EE.UU. vino de sus yacimientos de fosfato de la región central de la Florida. Según la misma fuente, actualmente solo se planea producir en la Florida 400 toneladas de uranio al año. Arabia Saudita pretende convertirse en un gran productor mundial de fosfatos y de fertilizantes para así no depender de las exportaciones de petróleo como fuente principal de ingresos. Intentaría substituir a la Florida en la producción mundial de fosfatos y probablemente también de uranio para combustible de centrales nucleares generadoras de energía eléctrica.
Reconstrucción tridimensional del atentado terrorista con explosivos RDX en el aeropuerto de Domodédovo de Moscú
Vea cuadro de Infografia en el enlace de la noticia
De acuerdo al IFDC, Jordania tiene unos depósitos de rocas de fosfato de 1.800 millones de toneladas métricas. Según cita Ragheb, Jordania tendría reservas de uranio de hasta 80.000 toneladas en cuatro regiones del desierto. De acuerdo a la Asociación Nuclear Mundial, Jordania tendría reservas de hasta 140.000 toneladas de uranio en sus depósitos de rocas de fosfato, que la misma fuente estima en 1.500 millones de toneladas. Sobre esto hay que decir que Arabia Saudita tendría acceso a los recursos tanto minerales como químicos industriales de Jordania, debido a la "dependencia financiera" de Amán en Riad.
Publicar un comentario